Dos de cada tres hectáreas en México son afectadas por la desertificación, lo que implica pérdidas económicas por aproximadamente 10% del Producto Interno Bruto, alertó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En la víspera de la celebración del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y Sequía, el organismo califica como grave esta situación en el país.

En regiones afectadas por la desertificación o degradación, cada año emigran hasta 400,000 mexicanos quienes abandonan de sus tierras, antes fértiles, para buscar un nuevo sustento.

Se entiende este fenómeno como la degradación de las tierras de zonas áridas, semi áridas y sub-húmedas secas resultante de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas.

En el país, el problema es grave, ya que afecta a dos de cada tres hectáreas del territorio nacional, lo que disminuye la superficie agrícola y forestal , según el INEGI.

Así, unas 120 millones de hectáreas son afectadas por el fenómeno, teniéndose como principales causas: la pérdida de la fertilidad, que se presenta en 18% del territorio; las erosiones hídricas, en 12%; las eólicas, en 11%; así como la salinización, en 8.0% de las tierras de riego.

Según un estudio sobre degradación de suelos en el 2002, el país mostró 44.9% de la superficie con algún signo de degradación, en especial por la química y la erosión hídrica.

En estados como Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, los pobladores, en especial hombres, han tenido que abandonar sus tierras, antes fértiles, y con ellas a sus familias para buscar en otras regiones bienestar económico.

De acuerdo con el INEGI, para combatir la desertificación es necesario evaluar la magnitud con la que se presentan los procesos, por lo que es importante conocer las causas y los factores que la ocasionan; así como el estado actual, la velocidad de ocurrencia y el riesgo potencial.