Germán Martínez Cázares, quien asumió la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el 1 de diciembre, dejó pendiente una larga lista de cambios entre los que se encuentran: eliminación del subregistro salarial, transparencia en las compras de medicamentos; incorporación plena de las trabajadoras del hogar, aumento de la afiliación de trabajadores, así como lograr la universalización de la seguridad social.

En su primera intervención como director del IMSS, Martínez Cázares dijo que la instrucción presidencial era “universalizar los derechos de salud, en lo que el IMSS actuará sin regateos para atender a los más pobres”.

Además, anunció como un objetivo claro terminar con el subregistro que daña las finanzas del IMSS, y calificó como “criminal” el hecho de que los patrones subvalúen las cuotas obrero-patronales y declaren en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) un salario superior para deducirlo en esquemas fiscales.

Pese a que arrancó el programa piloto para la incorporación de las trabajadoras del hogar a la seguridad social, Martínez Cázares dejó pendiente la implementación completa y en el caso del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, aún está en proceso de establecerse.

En su informe trimestral, el IMSS detalló que se hicieron ajustes en el presupuesto; por ejemplo en el rubro de servicios personales se presupuestaron 199,249 millones de pesos; de los cuales se han ejercido 41,486 millones de pesos.

 

En materiales y suministros se presupuestaron 64,137 millones de pesos, pero, entre enero y marzo se han ejercido 6,979 millones. En el caso de la obra pública se tenía proyectado ejercer 4,305 millones de pesos, pero con el ajuste que realizó el IMSS se han ejercido  55 millones de pesos.

Cabe señalar que al recibir las propuestas de los líderes sindicales sobre la revisión del contrato colectivo de trabajo, Arturo Olivares Cerda y Armando Rosales Torres, Germán Martínez se sumó a la demanda de los trabajadores para obtener un mayor presupuesto y cumplir con el objetivo de atención de los más de 80 millones de derechohabientes.

Olivares Cerda lamentó la renuncia de Martínez Cázares y recordó que hay un déficit importante de enfermeras, camas  e infraestructura.