La transferencia neta de recursos al exterior para cubrir el pago de intereses por la deuda contratada por el gobierno y el sector privado registrada en el primer trimestre del año, fue la más alta desde 1995, confirmaron estadísticas del Banco de México.

Entre enero y marzo de este año, se realizaron pagos de intereses por 5,819 millones de dólares.

Este fue el octavo año consecutivo, que tanto los emisores privados como los del sector público, vieron un incremento en el pago de intereses para honrar las deudas en divisas externas que han contratado.

De acuerdo con las estadísticas del Banco de México, 64.87% de estos réditos fue pagado por los emisores del sector público.

Es decir, son 3,775 millones de dólares que entre enero y marzo de este año, transfirieron emisores del sector público para el pago de intereses. Emisores que incluyen al gobierno, empresas productivas del Estado como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE); el Banco de México y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) así como gobiernos estatales y municipales.

Intereses privados se mesuran

Al interior de las estadísticas de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, al primer trimestre del año, se observa que el sector privado, transfirió 2,044 millones de dólares para cumplir con el pago de intereses por la deuda en moneda extranjera.

Los emisores del sector privado, son las instituciones de banca comercial y empresas privadas.

Esta transferencia al exterior por parte de emisores privados, presentó un ligero avance al compararle con el monto que pagaron en el mismo periodo del año anterior, correspondiente a 1,995 millones de dólares.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) observó en abril que la posición de la deuda en dólares de ambos sectores, se había convertido en un factor de vulnerabilidad para las economías del mundo ante la volatilidad por el Covid-19.

En el diagnóstico especial sobre la deuda mexicana y la posición fiscal que presentaron en ese momento, detallaron que los emisores privados habían encontrado en el mercado una alternativa a la baja intermediación bancaria.

Analistas del FMI consignaron que la depreciación cambiaria ha impactado de manera importante en el aumento de la deuda pública.

[email protected]