Los cabos, BCS. México necesita realizar una nueva encuesta para la medición de la inclusión financiera que llene los vacíos de información existentes para tener un panorama más completo que ayude a definir una agenda pública.

Aunque el país ha avanzado con otras naciones de ingresos medios en la cantidad de información recopilada, todavía necesita hacer un esfuerzo mayor y profundo para obtener evidencia concluyente sobre inclusión financiera, según resultados preliminares de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El INEGI encontró que las encuestas que se han elaborado en nuestro país presentan variaciones en la metodología, lo que complica la comparación de los datos. Hay marcadas diferencias en el estilo y formato de las encuestas de uso de servicios financieros básicos, incluso en aquellas que cubren temas similares.

Del 28 de noviembre al 3 de diciembre del 2011, el INEGI realizó una prueba piloto en el estado de Puebla en la que aplicó dos cuestionarios, uno sobre el aspecto sociodemográfico y otro sobre inclusión financiera, en los cuales se encontró que en el uso de corresponsales bancarios la mayoría de la población seleccionada utiliza sólo cadenas comerciales para hacer transacciones financieras.

Entre los problemas detectados estuvo la comprensión de las preguntas en los estratos de menores ingresos; en el segmento económico de recursos medios y altos, las entrevistas fueron más fáciles por la familiaridad con la terminología.