Para mitigar el impacto de desastres naturales que afectan a la población y a las finanzas públicas del país, se debe modernizar el marco legal y regulatorio del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y del Fondo de Prevención de Desastres Naturales (Fopreden), indicó Carlos Urzúa Macías, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Esto servirá para brindar no sólo protección a la infraestructura pública federal y local, sino también ampliar su cobertura a riesgos de salud pública a nuestro patrimonio histórico cultural, a la vivienda y a los productores agropecuarios”, dijo al inaugurar la 29 Convención de Aseguradores organizado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Para ello, expuso, es necesario contar con una mejor política de gestión de riesgos, la cual se encarga del análisis para la identificación, cuantificación, disminución y mitigación de riesgos que enfrenta tanto la sociedad como las finanzas públicas.

Comentó que, por sus condiciones físicas y geográficas, México es uno de los 30 países con mayor vulnerabilidad ante fenómenos catastróficos como sismos, huracanes, incendios y sequías, por lo que se deben mejorar los mecanismos que ayudan a mitigar riesgos.

“En la últimas tres décadas, más de 60 millones de mexicanos han sido afectados por temblores y el gobierno federal ha erogado 20,000 millones de pesos anuales para atender emergencias de este tipo y en la reconstrucción de daños”, dijo.

Detalló que el Programa de Subsidio al Aseguramiento Agropecuario buscará focalizar el recurso de los productores de menores ingresos, y a quienes se dedican a la producción de alto valor, pero con elevados riesgos.

“Homologaremos la adquisición de seguros catastróficos entre las entidades y las dependencias para racionalizar su uso y lograr una mejor coordinación con el propio Fonden”.

Urzúa agregó que se actualizarán los modelos de evaluación de riesgos con que cuenta la Federación y también se apoyará para que todas las entidades cuenten con su respectivo modelo y así pueden participar de los beneficios del Fonden.

“Revisaremos los esquemas para definir un mejor balance entre la retención de riesgos y su transferencia a los mercados internacionales”, remarcó.

Recordó que, además del Fonden, las finanzas públicas se protegen con las famosas coberturas petroleras, que ayudan a blindar los recursos públicos ante la volatilizad de los precios del petróleo.