Uno de los pocos aspectos positivos del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador es la responsabilidad fiscal y la estabilidad macroeconómica, a pesar de la fuerte desaceleración económica que se vive a nivel mundial, indicaron destacados economistas, al participar en el Seminario de Perspectivas Económicas que realiza el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Coincidieron en que, si bien el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) dará una mayor certidumbre a las inversiones, no dará el empujón que requiere el país para que la economía pueda crecer más de 1% en el 2020.

Enfatizaron que se requiere una mayor claridad sobre las políticas públicas y de un mensaje que dé certidumbre sobre la competencia económica en diversos sectores económicos como el energético.

José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), reconoció el hecho de que México continuara con una política macroeconómica sólida y una política fiscal prudente que le permitiera mantener la deuda pública a un nivel constante.

“Esto ha logrado conservar la confianza de los mercados. Qué bueno que se mantenga el superávit primario de 0.7% del PIB en el 2020. Desafortunadamente, a pesar de estos logros, la economía mexicana se ha venido desacelerando”.

Indicó que, si bien México no es uno de los países más pobres del mundo, sí está dentro de los más desiguales; además, la falta de inclusión se está convirtiendo en un fuerte obstáculo para el crecimiento del país.

Miguel Messmacher, exsubsecretario de Hacienda y Crédito Público, destacó que una de las ventajas de mantener finanzas públicas sanas y con estabilidad financiera es que el Banco de México decidiera reducir las tasas de interés, lo cual podría ayudar a mover más la economía. No obstante, consideró que la desaceleración económica en el 2019 fue más acentuada por la incertidumbre que generó la renegociación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, así como la poca certidumbre que se ha dado en temas de inversión.

Jorge Suárez-Vélez, socio de la firma SP Family Office con sede en Nueva York, agregó que México decreció en el 2019 por la falta de inversión en infraestructura, “la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco fue uno de los errores más grandes que se han cometido en el país y que afectaron la economía”.

Messmacher prevé que la aprobación del T-MEC sólo le devolverá a México la certidumbre que se vivía hace cinco años, con lo que no contempla un impacto fuerte en la economía del país para este 2020.

“No es un entorno que nos dará necesariamente un mayor empuje para crecer a tasas más altas de las que estábamos creciendo en ese momento. Lo que se anticipa es un regreso de crecimiento a tasas de 1%, es decir, por debajo de lo que observamos anteriormente”.

Cuestiones a destacar

  • La OCDE prevé que la economía crezca 1.2% en el 2020 y 1.6% en el 2021.
  • Economistas ven positivo que en el 2019 se mantuviera estabilidad macro y responsabilidad fiscal.
  • Prevén que el T-MEC dará certidumbre en inversiones, pero no generará un impacto fuerte en el PIB del 2020.
  • Piden mayor certidumbre en materia de competencia económica en diversos sectores.
  • Se requiere mayor inversión para crecer en el 2020.

[email protected]