“Estamos entregando unas finanzas públicas con una trayectoria descendente de la deuda”, dijo Alejandrina Salcedo Cisneros, titular de la unidad de planeación económica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al preguntarle si heredarán al siguiente gobierno unas finanzas públicas débiles como consideran diversos analistas y expertos sobre el tema.

En su primera conferencia de prensa como economista en jefe de la SHCP, comentó que prueba de lo anterior es que, en el 2017, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda— se redujo y se prevé que en este año suceda lo mismo y se tenga también un superávit primario.

Salcedo Cisneros destacó que, gracias a esta reducción en el SHRFSP como proporción del Producto Interno Bruto, las calificadoras Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch Ratings mejoraron su perspectiva crediticia del país de Negativa a Estable.

Abundó que, si bien en el primer trimestre del último año de gobierno de Enrique Peña Nieto las finanzas públicas presentaron menores ingresos, mayor gasto y un aumento en el déficit, esperan cerrar el 2018 cumpliendo con las metas fiscales que se propuso el gobierno federal.

A su parecer, los resultados de las finanzas públicas de este primer trimestre deben evaluarse desde una perspectiva en la que no se contó con el ingreso extraordinario que representó el remanente del Banco de México el año pasado.

“La comparación de los ingresos presupuestarios —que cayeron 18.9%, respecto del primer trimestre del 2017— es un poco difícil de hacer, porque el año pasado se registraron ingresos extraordinarios por el remanente de operación. Entonces, enfatizaría que en nuestras comparaciones no estamos considerando el remanente, sin él, tendríamos crecimientos reales en los ingresos presupuestarios”, explicó.

Juan Rebolledo, titular de la Unidad de Planeación de la política de ingresos tributarios de Hacienda, coincidió y descartó que los ingresos que se obtienen por el cobro de impuestos se vean afectados por la prórroga que dio el Servicio de Administración Tributaria para entrega de la declaración anual.

GASTO, EN LÍNEA

Con respecto al gasto neto del sector público, Isaac Gamboa, titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario de Hacienda, expuso que el gasto neto del sector público no se elevó por cuestiones electorales, las que vive actualmente el país, sino por ciertas presiones que se presentan en el gasto no programable, donde se registran las participaciones de estados y municipios y el costo financiero de la deuda.

“El gasto que estamos registrando está bastante en línea con lo que tenemos programado (...) además, estamos reportando un incremento en la inversión física de 7.6%, con respecto al año anterior”, dijo.

TRANSICIÓN SE DARÁ DE MANERA ORDENADA

Salcedo Cisneros afirmó que, independientemente de quién gane el próximo 1 de julio la Presidencia, el cambio de equipo dentro de la Secretaría de Hacienda se dará de manera ordenada.

“La transición se dará de manera ordenada. Es muy importante para el país que demos una buena continuidad y cumplir en este año con las metas fiscales”, enfatizó y agregó que en el equipo de la actual administración se dará prioridad a lograr un superávit primario, reducir el déficit del balance general y seguir disminuyendo el nivel de deuda.

Al respecto, Gamboa informó que la transición de equipo en la SHCP representará un costo al erario público por 150 millones de pesos.

“Existe un fondo de transición dentro del ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas de 150 millones de pesos. Se entrega un fideicomiso y a través de él se realizan los pagos que cueste esta transición”, explicó.

Aclaró que no necesariamente se tiene que gastar esta cantidad, en la administración pasada se ocupó sólo una tercera parte de los 150 millones de pesos que se presupuestaron.

Indicó que el gasto que se vaya realizando en este fondo se dará a conocer en los reportes trimestrales de la SHCP.

COBERTURAS DEL 2018, listAS

Con respecto a las coberturas petroleras del 2018, la economista en jefe de Hacienda aseguró que ya se completaron, pero no pudo dar más información sobre el costo que representó para las finanzas públicas y el volumen de barriles asegurados.

“En la cobertura del 2018 está terminada la operación, pero no puedo dar más detalles. Se concluyó la adquisición de las opciones de tipo put en los mercados financieros, para ello se destinaron 24,134 millones de pesos (...) con respecto a los barriles, no podemos dar detalles hasta que termine la operación, pues decirlo podría afectar nuestras posibilidades de compra en el futuro”, sentenció la funcionaria.

Hace unas semanas, en Washington, el secretario de Hacienda explicó que, cuando se trata del último año de gobierno, corresponde a la nueva administración realizar la compra de las coberturas.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx