La Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por su sigla en inglés), un órgano no partidista, calcula en sus últimas proyecciones que el déficit para final del año fiscal 2016 será de 590,000 millones de dólares, esto es 152,000 millones más que en el 2015.

El saldo presupuestario del gobierno de EU registró en agosto un déficit de 107,000 millones de dólares y situó el acumulado a un mes de que concluya el año fiscal 2016 en 514,000 millones, esto es 17% más que en el mismo periodo del 2015, informó el Departamento del Tesoro.

El déficit de agosto fue ligeramente inferior a los 112,800 millones de dólares registrados en el mismo mes del año pasado.

Los ingresos subieron el mes pasado 10%, hasta los 231,000 millones de dólares, mientras que los gastos crecieron 23%, hasta los 338,000 millones.

Estados Unidos venía reduciendo de manera paulatina su déficit presupuestario desde el 2009, cuando, impulsado por la crisis financiera, se disparó hasta los 1.4 billones de dólares.

En el 2015 el gobierno federal cerró el año fiscal con un déficit de 439,000 millones de dólares, que representó 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB), el más bajo desde el 2007.

Sin embargo, la CBO proyecta que a partir de ahora el déficit volverá a crecer hasta alcanzar 1 billón de dólares de nuevo en el 2022, debido al alza en los costos asociados con la seguridad social, en consonancia con el envejecimiento de la población.

El año fiscal en Estados Unidos va de octubre a septiembre.