El precio de las acciones de Goldman Sachs sufrió el viernes su segundo desplome en 15 días, resultado del anuncio de que el banco ahora es objeto de una investigación preliminar de carácter penal .

Información de la Fiscalía Federal de Nueva York detalla que este tipo de investigación se abre cuando el regulador de los mercados, esto es la Comisión de Valores y Cambio (SEC, por su sigla en inglés), centra su atención en casos de alto perfil.

A la apertura de la Bolsa de Nueva York, el precio de la acción de Goldman Sachs traía ya una caída de 9%, resultado de dos notas de recomendación negativa que emitieron por separado Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML) y Standard & Poor’s (S&P), y así cerró la sesión.

De un día al otro, el precio pasó de 160 dólares la nota, a 145.20 dólares.

Según la nota de BofA-ML, la situación de Goldman es muy vulnerable porque aun cuando enfrenta acusaciones difíciles de probar, como las de fraude, están en medio de una discusión que cambiará las reglas de operación del negocio financiero en Estados Unidos y el mundo.

Al respecto, en el Congreso de EU accedieron a discutir la iniciativa del presidente Obama.

En este contexto se ensombrecen las previsiones sobre Goldman.

De tiempo atrás

Desde el 16 de abril, la SEC presentó una demanda civil por fraude contra Goldman Sachs, al cual acusa de esconder información a sus inversionistas sobre productos relacionados con hipotecas.

El castigo sobre el precio de las acciones fue mucho más severo ese día, al documentarse un desplome de 12%, cuando pasó de 184 dólares a 160.70 dólares al cierre.

Analistas de Mesa de Dinero coin­cidieron en que la reacción del mercado refleja el gran temor de que en algún momento sean los propios clientes afectados, los que entablen una demanda en contra del banco.

Uno de los clientes que invirtió en los títulos hipotecarios vendidos por Goldman fue Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act (RICO).

El cliente es primero

El lema de Goldman Sachs es el cliente es primero , y tal como se lee en la demanda interpuesta por la Comisión de Valores de Estados Unidos, la firma se protegió del riesgo intrínseco de los instrumentos financieros que negociaban bajo el nombre de Abacus 2007-AC1.

En la demanda, el regulador cuestiona si la firma fue suficientemente transparente al informar a sus inversionistas que la cartera de obligaciones hipotecarias estaba asociada al fondo de cobertura de la operadora independiente Paulson & Co.

También omitieron la aclaración de que Paulson tenía posiciones cortas con respecto a los títulos de deuda de Abacus. Y que Goldman estaba enterado, pues fue quien diseñó el instrumento sofisticado de inversión, calificado en nivel Baa2 , que es la calificación crediticia basura o más baja de las agencias.

[email protected]