Beijing.- El crecimiento económico chino se ralentizó en el último trimestre de 2011 a su tasa más baja en dos años y medio, debido a que la demanda de los consumidores de Estados Unidos y Europa bajó y Beijing impuso medidas contra la inflación.

La segunda economía más grande del mundo creció 8.9% en los tres meses que terminaron en diciembre, según la información difundida. Fue la expansión más lenta desde el segundo trimestre de 2009, cuando la economía creció 7.9%.

Para todo el año, la economía creció 9.2%, por debajo del 10.3% de 2010 luego de que los líderes comunistas restringieran el crédito y la inversión se frenara para prevenir sobrecalentamiento e inflación.

Golpeada por una abrupta caída en la demanda de consumo occidental, las autoridades cambiaron el curso a finales de 2011 e intentaron estimular el crecimiento con la promesa de más préstamos por parte de los bancos para ayudar a los exportadores y a evitar la pérdida de empleos y la amenaza de disturbios.

Asimismo, en 2011, la población urbana de China excedió el número de habitantes de zonas rurales por primera vez, llegando a 51.3% de los 1,300 millones de habitantes del país, anunció la Oficina Nacional de Estadísticas.

klm