En un entorno global de tasas de interés bajas, la sobrerregulación impedirá que el crédito contribuya al crecimiento de la economía mundial, advirtieron representantes de instituciones financieras extranjeras.

Durante un panel moderado por el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, en un foro organizado por el Instituto Internacional de Finanzas en el marco de la Reunión de Ministros del G-20, establecieron que en un entorno de recesión se debe encontrar el equilibrio en materia de regulación del sistema financiero.

El presidente ejecutivo de Scotiabank, Richard E. Waugh, dijo que en el afán de los gobiernos por evitar que la crisis se repita se está tratando de poner nuevas regulaciones con las que se corre el riesgo de inhibir el crédito bancario.

Aunque se arregle la carretera habrá más acciones, pero debemos plantearnos si queremos continuar creciendo con regulaciones increíbles , cuestionó.

Los líderes, agregó, deben preguntarse qué es lo que quieren de la banca, si debe contribuir a generar prosperidad en un entorno de incertidumbre geopolítica y regulatoria que se tiene que llevar al extremo político.

Jacob A. Frenkel, chairman de JP Morgan Chase International, planteó: ¿Por qué los bancos no prestan? .

Porque no saben lo que va a pasar y si van a poder recuperar lo prestado. En la confianza hay que ver las dos caras de la moneda o como la flor si no la riegas, la pierdes .

SE PERDIÓ CONFIANZA

Tasas de interés bajas no ayudan al repunte

En ese mismo sentido, David Dodge, de la firma Bennett Jones, se preguntó: ¿Por qué con tanta facilidad monetaria esto no está fluyendo con tasas de interés bajas? .

Las normas a detalle son devastadoras, advirtió al considerar que las el sector financiero pueden crecer si la economía lo hace, pero debido a que se le perdió la confianza no responde a esa serie de reglas. Por eso ha sido poco útil.

De tal forma que sugirió que es necesario volver a edificar la confianza. En general, los directivos plantearon que en un contexto global se requiere una coordinación como antes que se lograban acuerdos armoniosos.

Y hoy lo que se ve es precisamente esa falta de coordinación y que no se están midiendo las consecuencias de las nuevas regulaciones. En su oportunidad, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, consideró que se debe ver el justo balance en las nuevas regulaciones e hizo énfasis en que las reglas de Basilea II que se hicieron hace 10 años.

Reconoció que cuando las regulaciones se van a tal nivel de detalle se ve reflejado en incertidumbre que impide el crecimiento, pero debemos ver los dos lados de la moneda y para compartir el objetivo de que esta crisis no se vuelva a repetir.

valores@eleconomista.com.mx