Se debe realizar un análisis de fondo a la propuesta para que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) acceda a información protegida por el secreto bancario, consideró Jorge Meléndez Barrón, titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En entrevista con El Economista, el funcionario explicó que, desde Hacienda, la posición es que se trata de una propuesta que puede ser analizada y, para ello, tomar en cuenta el proceso de investigación que realiza la Cofece y en qué parte de este proceso se pediría la información.

“Si se fuera a considerar el tema de la Cofece, naturalmente se debe revisar lo que se está planteando. Hay que tomar en cuenta varios factores, por ejemplo, en qué momento la Cofece pide la información ya que es una autoridad que tiene diferentes momentos en su proceso, desde que se comienza a recopilar la información, luego el periodo de investigación y posteriormente cuando entra en una etapa de juicio”, explicó.

Añadió que otro tema a considerar es cuando en una investigación se solicita información de una tercera persona, ya que este tipo de datos deben tratarse con cuidado.

“Hay ocasiones en que la Cofece está persiguiendo una conducta, por lo que pide información, pero ésta tiene datos patrimoniales no de quién está siendo investigado, sino de un tercero como podría ser un cliente o usuario de una casa de bolsa. De esta manera sus operaciones y/o patrimonio podrían quedar expuestos porque están persiguiendo a una institución de la que se está evaluando su conducta y es cliente”.

El mes pasado, durante su comparecencia en el Senado de la República, Alejandra Palacios, comisionada presidenta de la Cofece, explicó que la Comisión se enfrenta a ciertas limitaciones al momento de realizar investigaciones, por ejemplo, el acceder información que está resguardada por el secreto bancario.

Por ello, Alejandra Palacios propuso al Senado ampliar las facultades de la Cofece para que sea una de las autoridades que pueden solicitar información protegida por el secreto bancario.

Lo anterior, además de ayudar en las investigaciones, apoyaría a imponer multas más altas por temas como los daños provocados por prácticas monopólicas.

Excepciones

Meléndez Barrón explicó que, de acuerdo con la Ley de Instituciones de Crédito, ya se contemplan algunas excepciones de autoridades que pueden acceder a información resguardada por el secreto bancario.

“Actualmente, en la Ley de Instituciones de Crédito hay algunas excepciones para el secreto bancario y esas están relacionadas con investigaciones a personas a las cuales se les está persiguiendo por un delito, que pueden ser por temas fiscales o penales”, abundó.

Otras de las excepciones, añadió, es por temas de supervisión y protección de los recursos públicos, en donde acceden a la información autoridades como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y otras entidades.

De acuerdo con el artículo 142 de la Ley de Instituciones de Crédito, la información y documentación, relativa a las operaciones y servicios bancarios, “tendrá carácter confidencial, por lo que las instituciones de crédito, en protección del derecho a la privacidad de sus clientes y usuarios, en ningún caso podrán dar noticias o información de los depósitos, operaciones o servicios, sino únicamente al depositante, deudor, titular, beneficiario, fideicomitente, fideicomisario, comitente o mandante, a sus representantes legales o a quienes tengan otorgado poder para disponer de la cuenta o para intervenir en la operación”.

Las únicas autoridades que pueden solicitar la información son la Fiscalía General de la República; las fiscalías generales de justicia de los estados; el Fiscal General de Justicia Militar; las autoridades hacendarias federales, para fines fiscales; Hacienda; así como el Tesorero de la Federación.

ana.martinez@eleconomista.mx