En diciembre, el sentimiento de los inversionistas se contrajo respecto de las economías emergentes, sobre todo en las más grandes como Brasil, India, Corea y China, consigna información preliminar recabada por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF, por su sigla en inglés).

Al construir su indicador coincidente para economías emergentes (EMCI, por su sigla en inglés), identifican una caída de 3.6% mensual que sugiere un debilitamiento de la actividad en el cuarto trimestre respecto de las previsiones de 23 de las 30 economías consultadas para integrar el índice.

De acuerdo con información de Kristina Morkunaite, investigadora senior en el IIF, los datos financieros muestran que persistió la tendencia de debilitamiento de la producción, notablemente dirigida por los precios de los commodities, el deslizamiento de las monedas emergentes y el impacto que tiene este movimiento en el comercio.

En el análisis, el IIF pone de relieve que el Producto Interno Bruto de los mercados emergentes se desaceleró en el último trimestre del 2014, tras lo que dice fueron modestas aceleraciones en el segundo y tercer cuarto del año pasado.

Y la previsión para el 2015 no está claramente definida, pues según los economistas del IIF, pese al profundo impacto que tendrá en la actividad la tendencia sostenida del debilitamiento en los precios de los commodities, hay elementos que podrían hacer el contrapeso, como la recuperación de Estados Unidos.

Los mercados emergentes no habían incorporado aún los beneficios del fuerte crecimiento de Estados Unidos ni la fuerte caída del precio del petróleo , dijo Charles Collyns, economista en jefe del IIF.

Los tres componentes del índice, que son la trayectoria de los mercados financieros, el sentimiento empresarial y el comercio de mercancías, arrojaron signos de ?desaceleración en el último cuarto del año. Las cifras del comercio de mercancías entre los emergentes fueron bajas, refirieron, aunque la producción industrial global subió.