Míralo bien, no te está saludando, está compareciendo y se burla de ti, ese tipo es Joseph Cassano más bien Casiano, pero esa es otra descripción, si lo lees como en la primaria al descomponer silabas y le quitas la elegancia italiana. El tema es que el tipo está ante los legisladores en Washington compareciendo ante una comisión que investiga el tema de la crisis financiera y el rompimiento de la economía.

El sujeto en cuestión, el año de la crisis se metió 300 millones de dólares y los apuntó para su patrimonio; mientras el contribuyente terminó pagando temporalmente 180,000 millones de dólares en paquetes de salvamento a la banca, más lo que se sigue acumulando.

El operador en AIG de los famosos Credit Default Swaps fue el que dio el respaldo financiero a los engrapados tóxicos del cártel en Wall Street, y con ese aval las calificadoras le ponían el sello, no antes de recibir el cheque correspondiente, y así con el nombre y apellido de estos hampones se creó la peor defraudación a la confianza en términos económicos.

Hoy este cara dura dice que si se hubiese quedado, las cosas no hubieran salido tan caras, menciona que hubiera negociado con Goldman que no se les pagaran los 100 centavos sobre el dólar que se les pagaron cuando éstos se presentaron en la ventanilla para hacer efectivo el seguro, el cual su hábil mente financiera ingenió y pensó nunca se ejercería, por ello no había nada que le cubriera; mentira, siempre hay, y ése es el problema: la cobertura es perfecta y es gratuita para estos amigos.

La cobertura es el gobierno, ellos ponen la plata, mientras se cobran los bonos y ofendidos estos ejecutivos se marchan a casa, separados de su cargo, pero capaces de ponerle foie gras y jalea de arandino hasta en las galletas de animalitos.

No sé qué duele más ver, a tipos como éste o a los que tratan de tapar el subsuelo en el Golfo para detener la fuga de crudo, ésos se llaman BP y para ellos también tengo, pero eso de momento, como decía la nana: Es otra historia .

[email protected]