La crisis económica de Brasil se sigue agudizando, mientras la presidenta Dilma Rousseff atraviesa uno de los peores momentos de su segundo mandato. La economía habría sufrido la mayor contracción de la que se tenga registro en el tercer trimestre. El gobierno, en tanto, sigue presionado para modificar la meta fiscal de este año, si no quiere aumentar la vulnerabilidad de la mandataria a una impugnación.

El Producto Interno Bruto de la mayor economía de Latinoamérica se habría contraído 4.1% en los tres meses a septiembre, frente al mismo período del año anterior, su mayor retroceso desde que comenzaron los registros en 1996, de acuerdo con las estimaciones de los analistas consultados por Bloomberg y Reuters. El PIB se contrajo 2.6% el trimestre anterior. Frente a los tres meses previos, la economía se habría encogido 1.2 por ciento.

Más de un millón de personas han perdido sus empleos en lo que se anticipa que será la recesión más larga del país desde los años '30. La confianza está en mínimos históricos y las inversiones están paralizadas desde principios de año, lo que ha llevado a los economistas a bajar repetidamente sus pronósticos de crecimiento.

NOTICIA: Brasil renuncia a meta de buscar un superávit primario

Los analistas estiman que la economía se contraerá 3.15% este año y 2.01% el próximo, de acuerdo con la encuesta más reciente del banco central de Brasil, divulgada el 23 de noviembre. En enero, los economistas esperaban un crecimiento de 0.5% este año y de 1.8% en el 2016.

"Es difícil ver una mejora, incluso con binoculares poderosos", escribieron economistas de la consultora MCM en una nota a clientes.

La economía se habría replegado en todos los sectores de la economía en el tercer trimestre, dijeron los economistas consultados por Reuters.

Las inversiones mostrarían una caída por noveno trimestre consecutivo, y el consumo de los hogares podría bajar más de 1% frente a los tres meses anteriores, escribió Rodrigo Miyamoto, economista de Itaú Unibanco.

NOTICIA: Crisis política se profundiza y complica agenda de Rousseff

Pese a que la depreciación del real, cercana a 30% en lo que va del año, habría desalentado las importaciones, ese impacto sería menor, explicó Miyamoto. El analista estimó un efecto neto de 0.7 punto porcentual en el crecimiento del PIB por efecto de la caída de la moneda.

Pero hay quienes son aún más pesimistas con el desempeño económico de Brasil. Credit Suisse estima que el PIB de Brasil caerá 8% entre el 2015 y el 2017. El escenario se deteriora día a día, especialmente ahora que la crisis de corrupción más grande que ha enfrentado el país entró a una nueva fase.

Meta fiscal de 2015

Rousseff necesita el apoyo del Congreso para modificar la meta fiscal de este año a un déficit primario de 119,900 millones de reales, desde un superávit de 66,300 millones de reales. La presidenta, que ya sufre un proceso de impugnación, podría sumar otro si no cumple la meta de presupuesto.

Pero el apoyo no está garantizado. La sesión conjunta del Congreso que debía votar la iniciativa se suspendió luego del arresto del jefe de bancada del oficialismo en el Senado, Delcídio Amaral, el miércoles. La votación se realizaría mañana, según el líder del gobierno en el comité de presupuesto del Congreso, Paulo Pimenta.

NOTICIA: El rastro del Petrolao llega a BTG Pactual y a cúpula del PT en el Senado

La detención dejó a Rousseff sin su principal articulador político en el Senado, con buenas relaciones con la alianza gobernante y la oposición.

Amaral fue detenido por la Policía Federal por obstruir a la justicia en la llamada Operación Lava-Jato, el esquema de corrupción que operaba en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Amaral le habría ofrecido dinero al ex director internacional de Petrobras, Nestor Cerveró, a cambio de que no lo implicara ni a él ni al CEO y principal accionista de BTG Pactual, André Esteves, en un acuerdo de delación compensada con la Fiscalía. Esteves, quien también fue detenido ese día, sería el encargado de realizar la transferencia.

Esto fue un golpe duro para la presidenta, quien debió modificar sus planes para esta semana. Rousseff viajaría el viernes para participar en la Cumbre del Cambio Climático en París (COP 21) el lunes, y luego pasaría a Vietnam y Japón. Pero decidió cancelar su gira por Asia y volver al país el martes, cuando se discuta la modificación de la meta fiscal.

NOTICIA: Para ahorrar, Rousseff cancela viaje a Asia pero sí va a París

Asimismo, emitió un decreto para bloquear gastos por 10 mil millones de reales, una suma realista y suficiente para aguantar hasta la votación de mañana. Si el Congreso aprueba la propuesta del Palacio de Planalto, el gobierno desbloqueará esos recursos.

Pero la tarea no será fácil. El gobierno teme que el arresto golpee a la coalición, y la mandataria necesita todo el apoyo que pueda conseguir para sacar adelante su agenda de ajuste fiscal. De acuerdo con reportes de Folha de Sao Paulo, el Partido de los Trabajadores (PT) está evaluando expulsar a Amaral -el primer senador arrestado en ejercicio- de la colectividad.

La detención se produjo además en momentos en que el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, estaba consiguiendo victorias clave en el Congreso. Levy es el principal impulsor de las medidas de ajuste, y hasta ahora había logrado mantener importantes vetos que evitan reajustes de distintas reparticiones del sector público. Pero el arresto dejó estos esfuerzos en stand by.

Nadie se salva

Brasil sufre una grave crisis económica, porque a la recesión se suma una inflación disparada, que superaría 10% en noviembre. Pero la escala de la crisis política es tan grande, que las medidas necesarias para impulsar la recuperación económica han quedado en segundo plano.

El banco central, que la semana pasada mantuvo la tasa de interés de referencia, Selic, en un máximo histórico de 14.25%, ahora está preocupado de estudiar la forma de evitar que Esteves vuelva a su puesto de CEO de BTG, el mayor banco de inversión de Latinoamérica y uno de los mayores contribuyentes a las campañas políticas en Brasil.

El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, que ha sido el impulsor del proceso de impugnación de la presidenta, está fuertemente cuestionado por ocultar cuentas bancarias en Suiza, las que mantenía a nombre de su familia.

NOTICIA: Cunha niega supuestos sobornos de BTG Pactual

El círculo también se está cerrando en torno al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el mentor político de Rousseff. José Carlos Bumlai, un empresario cercano al ex mandatario, fue arrestado la semana pasada por la Operación Lava-Jato, y hay quienes temen que el nombre del referente del PT aparezca mencionado en la investigación.

Quien sí ha sido mencionada es la presidenta. Cerveró (que está detenido desde enero) declaró que Rousseff sabía todo sobre la polémica compra de la refinería de Pasadena, un acuerdo que se realizó en 2006, cuando ella era ministra de la Casa Civil del gobierno de Lula, y presidía el consejo de administración de Petrobras.

El viernes, en su declaración ante la Policía Federal y el Ministerio Público, Amaral dijo que Cerveró fue designado director del área internacional de Petrobras por indicación de Rousseff. En esa época, ella era ministra de Minas y Energía del gobierno de Lula. Según Delcídio, la mandataria conocía a Cerveró desde que ella fue secretaria de Energía del estado de Rio Grande do Sul.

Rousseff ha quedado así entrampada en el centro de la crisis política y económica de Brasil, y ya hay cada vez más voces que advierten que no será capaz de completar su mandato. Un mandato que aún no cumple ni siquiera su primer año.

abr