Cerca de 4.7 millones de personas que estaban en la clase media en América Latina antes de la pandemia, pasaron a un estrato de vulnerabilidad o pobreza, revirtiendo décadas de avances sociales, reveló el Banco Mundial (BM).

Como proporción de los habitantes de la región, la clase media se redujo a 37.3%, desde 38% que estaba en este segmento económico, donde clasifican a la gente que percibe entre 13 y 70 dólares por día de trabajo.

En una mesa redonda, organizada por el Center for Global Development, el vicepresidente para la región del Banco Mundial, Felipe Jaramillo, acotó que el impacto de la pandemia en la situación económica de la gente es mucho más dramático, si se elimina de la métrica el efecto positivo que tuvo el programa de transferencias sociales en Brasil.

“Sin considerar el efecto de Brasil, serían 12 millones de personas en la región las que dejaron de pertenecer a la clase media en el 2020”, advirtió.

Durante su participación, tomó datos del reporte del BM titulado “El lento ascenso y súbita caída de la clase media en América Latina”, para advertir que como los países de la región se mantienen como el epicentro de la pandemia, también se concentra en esta latitud el mayor costo sanitario y económico de la situación sanitaria mundial.

En la misma conferencia, la directora para la iniciativa de América Latina en el Center for Global Development, Liliana Rojas Suárez, explicó que otro impacto negativo del Covid-19 y del que ha tenido en la cadena de suministro de alimentos, es la inseguridad alimentaria, donde los países de Sudamérica son los más afectados.

México y el bajo apoyo

En un cuadro presentado en la conferencia, donde se observa información detallada de 17 países de la región, queda expuesto el caso de México, donde la proporción de personas que cumplían con este nivel de ingreso y que por tanto podían reconocerse como clase media, también se achicó.

Según las estimaciones del Banco Mundial, la clase media de México pasó de integrar a 30.6% del total de los habitantes en el 2019, a 27.6% en el 2020.

En la conferencia, la profesora de economía latinoamericana en la Universidad de Tulane, Nora Lustig, dijo que “el bajo apoyo del gobierno mexicano a la población así como el limitado esfuerzo contracíclico, motivó que México se convirtiera en el país donde más se incrementó la pobreza”.

“En México no se desplegó una red de seguridad, ni apoyos a la población ni una política contracíclica al fuerte choque que se recibió por la pandemia”.

ymorales@eleconomista.com.mx