Saudi Aramco ha recibido ofertas por más del triple de los 10,000 millones de dólares que espera recaudar con su emisión internacional de deuda, una operación observada de cerca para medir el potencial interés en la petrolera en caso de que lance una Oferta Pública Inicial (OPI).

La demanda llevó a la mayor petrolera del mundo a emitir deuda —que será colocada hoy y podría permitir que Aramco reúna más de 10,000 millones de dólares— con una prima menor que la esperada para el gobierno saudí, dueño de la compañía. Fuentes cercanas al tema indicaron que las vastas ganancias de Aramco —casi tres veces las utilidades de Apple el año pasado— llevarán a los inversionistas a comprar bonos, incluso si obtienen un menor retorno que el que ofrece la deuda soberana saudí.

El año pasado, Aramco aplazó hasta el 2021 su anticipada OPI, con la que buscaba recaudar efectivo en momentos en que el gobierno intenta reducir su déficit presupuestario y diversificar su economía más allá del petróleo.

“El éxito de la emisión de bonos será la prueba de fuego y un antecedente crucial para la esperada OPI de Aramco dentro de los próximos dos años”, dijo Salah Shamma, jefe de Inversión de la correduría Mena, con sede en Franklin Templeton.En declaraciones en un evento en Riad, el ministro de Energía saudí, Khalid al Falih, expuso que la demanda para la emisión rondaría “el punto alto” de un rango que va hasta 30,000 millones de dólares. Se espera que los bonos, con un rango de vencimiento de entre tres y 30 años, sea demandado por firmas de mercados emergentes  y de compradores con grado de inversión.