París.- El presidente francés Nicolas Sarkozy anunció la creación de una tasa sobre las transacciones financieras aplicable en agosto en Francia y un aumento del IVA de 1.6%, en una entrevista en la que dio a entender que será candidato a su reelección en la elección presidencial.

A menos de tres meses de la primera vuelta de la cita electoral, prevista el 22 de abril, el mandatario detalló un paquete de reformas de urgencia durante más de una hora en una entrevista transmitida en directo por seis canales de televisión para intentar revertir la tendencia frente al favorito en los sondeos el socialista Franóois Hollande.

El presidente francés rehusó confirmar formalmente que sería candidato a la elección presidencial del 22 de abril y 6 de mayo aunque declaró estar "determinado" y que no eludirá esa cita.

"Tengo una cita con los franceses, no la eludiré", afirmó el dirigente conservador que todavía no ha anunciado oficialmente su candidatura, aunque todos los observadores y los círculos políticos la dan por sentado.

Según un sondeo del instituto CSA, Hollande ganaría la elección con 60% de los votos.

Durante la entrevista, Sarkozy dio vuelta rápidamente la página de la crisis de la deuda en la Eurozona estimando que "se calma" y que "Europa ya no está al borde del abismo" y se concentró en la batalla contra el desempleo que alcanzó su más alto nivel en doce años por lo que detalló la necesidad de dopar la competitividad de las empresas.

"Estamos exactamente en la trayectoria de reducción del déficit", dijo el presidente pronosticando que el déficit público de Francia será mejor que lo previsto en 2011, situándolo en 5.4% del PIB o quizás en 5.3% contra el 5.7% pronosticado hasta ahora.

Como estaba previsto Sarkozy anunció el aumento del IVA de 1.6% para financiar la protección social y disminuir el costo del trabajo.

"Esta medida entrará en vigor el 1 de octubre. Esperamos que hasta entonces promueva una anticipación de compras que dope el crecimiento", agregó.

El objetivo de la reforma es restablecer la competitividad de la economía francesa y detener la hemorragia de empleos industriales. "Desde hace 10 años, Francia perdió 500,000 empleos industriales", dijo, y señaló que por un salario de 4,000 euros, las cargas patronales se elevan a 840 euros en Alemania y al "doble en Francia".

Sarkozy insistió sobre el hecho de que su reforma de la protección social, que apunta a que el costo pese más sobre el consumo y menos sobre el trabajo, está inspirada en la acción del canciller socialdemócrata alemán Gerhard Schroeder.

La tasa general del IVA pasará a 21.2%, lo que permitirá financiar exoneraciones de cargas patronales por 13,000 millones de euros, aunque los críticos señalan que mermará el poder adquisitivo.

El presidente anunció además que Francia creará en agosto una tasa de 0.1% a las transacciones financieras, destinada a crear un mecanismo para desalentar la especulación y aportar nuevos ingresos fiscales.

"Lo que queremos es provocar un shock, mostrar el ejemplo", explicó.

Sarkozy, que también anunció medidas destinadas a los jóvenes, espera de este paquete de reformas un salto positivo en la opinión pública y presentarse como un presidente "valiente" que lleva a cabo reformas impopulares pero necesarias, según él, para salir de la crisis. Como lo hizo en su época el ex canciller Schroeder que lanzó en los años 2000 una serie de medidas poco populares para reforzar la industria y enderezar las finanzas del país, para luego perder por poco la elección de 2005, cuando se impuso Angela Merkel.

Este comienzo de año no fue muy clemente para el presidente francés. A la pérdida de Francia de la mejor calificación financiera, "AAA", hace unos quince días se sumó la publicación de la peor cifra de desempleo en 12 años, con una tasa roza el 10% de la población activa. Esto con como telón de fondo la recesión en la que ingresa el país.

klm