Bruselas.- Del más negro al más favorable, los escenarios posibles para Grecia y la zona euro, tras el anuncio de nuevas elecciones en el país.

Salida del euro

Durante mucho tiempo impensable, este escenario se ha vuelto plausible tras las legislativas griegas que no dieron mayoría a ningún partido, pero que han puesto en evidencia la importancia de los partidos opuestos a la austeridad.

Atenas trata desde entonces de formar gobierno. El martes, la presidencia griega confirmó la celebración de nuevas elecciones ante la imposibilidad de acuerdo de los partidos políticos.

El riesgo es que los opositores a la austeridad -en particular la izquierda radical- se conviertan en mayoritaria en los nuevos comicios y rechacen llevar a cabo las reformas exigidas a cambio de ayuda, lo que supondría la salida de Grecia del euro.

Para los griegos, el precio a pagar podría ser considerable: tendrían una moneda devaluada y una subida de la inflación. Esto significa más desempleo y el riesgo de caer en una recesión todavía más dura, aunque la devaluación podría dinamizar las exportaciones del país.

La no aplicación del plan de austeridad pero la permanencia en la zona euro

Un gobierno contra la austeridad podría formarse en Grecia y decida permanecer en la zona euro, como lo desean dos tercios de la población.

Esto amenazaría con caer rápidamente en un callejón sin salida: los acreedores de Atenas (UE y FMI) cortarían el grifo de los préstamos, lo que provocaría rápidamente un impago por Grecia y pondría a los bancos griegos y europeos en grandes dificultades, con el riesgo de contagio a los otros países frágiles de la zona como España, y con el tiempo, la implosión de la propia zona euro.

Suavización de la austeridad

La idea está totalmente descartada en la zona euro, ya que los responsables políticos temen abrir la caja de Pandora. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, repitió el lunes que es imposible. Esta opción sería difícil de aceptar por la opinión pública europea.

En cualquier caso, con las nuevas elecciones que se esperan en junio en Grecia, cualquier propuesta de flexibilización "podría contribuir a la subida de fuerzas políticas que pedirían todavía más", dice una fuente europea.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, no excluye "una prolongación de los plazos". Se trataría como mucho de conceder un periodo adicional a los griegos para respetar el programa tal como fue negociado en marzo", indicó una fuente europea.

Aplicación de las reformas y permanencia en la zona euro

En este escenario ideal, Atenas llevaría a cabo las medidas de austeridad exigidas por los acreedores y con el tiempo, el gobierno griego lograría estabilizar la economía del país.

apr