Según las estimaciones del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), en marzo los inversionistas extranjeros deshicieron sus posiciones en ocho mercados emergentes de una muestra de 15. Entre ellos estuvo México, que registró salidas de portafolio por 1,100 millones de dólares.

Los otros siete emergentes que sufrieron el retorno de capitales no residentes en marzo son: Corea (2,800 millones); Tailandia (2,400 millones); República Checa (2,300 millones); Rusia (2,100 millones); Indonesia (1,100 millones); Colombia (700 millones); Chile (100 millones), y Ucrania (100 millones).

Las salidas se pronunciaron, según el IIF, conforme los inversionistas percibían mayor exposición a un cambio en la política comercial de Estados Unidos y de China.

Con información preliminar de los 15 mercados emergentes representativos, el instituto asevera que los flujos de cartera no residente se estancaron entre marzo y abril, afectados especialmente por una fuerte reducción de emisiones de deuda.

Anticiparon que abril resultó el tercer mes consecutivo con una demanda de inversionistas bastante débil, propiciando que “los flujos de capital de portafolio desaparecieran por completo, disminuyendo de 11,000 millones en marzo a unos 300 millones en abril”.

el trimestre fue bueno

No obstante, en el primer trimestre del año, México destacó como uno de los nueve mercados emergentes que mantuvieron el atractivo para inversiones de cartera no residente, pese al contexto de incertidumbre comercial y de tasas al alza, destacó el IIF.

Con entradas de 3,300 millones de dólares que ingresaron del exterior vía mercado, México se ubicó como el sexto que registró flujos positivos, después de Brasil, que captó 9,000 millones; Argentina que registró ingresos de 9,900 millones de dólares y lejos del líder China, que atrajo 32,800 millones.

El flujo de inversiones de cartera no residente que registró México en el trimestre contrasta con los 7,800 millones que captó en el mismo lapso del año anterior, cuando enfrentaba el mayor periodo de incertidumbre ante el inicio de la administración de Donald Trump en Estados Unidos.

Al interior de su reporte mensual, el Capital Flows Tracker, el IIF matiza que en el desagregado trimestral, la mayor entrada de inversión no residente de cartera hacia México se presentó en enero, por 3,700 millones de dólares.

Un flujo que se desplomó para el segundo mes del año, hasta registrarse ingresos por 700 millones de dólares, y que para marzo se esfumó al consignarse la salida de 1,100 millones de dólares de capital extranjero.

Esta información es de carácter preliminar, estimada por el IIF conforme los datos oficiales publicados y las referencias de sus miembros. El dato formal para el caso mexicano será divulgado por Banco de México el 25 de mayo, cuando presente los resultados de la Balanza de Pagos.

En otro análisis emitido por separado, Jamie Thompson, director de Macroescenarios en Oxford Economics, explicó que los mercados sobrerreaccionaron respecto a los temores por un desacuerdo comercial entre Estados Unidos y China.