La eventualidad de una desordenada normalización en las tasas de interés de largo plazo de Estados Unidos (conocido como tapering) podría conducir a una caída de 45% del flujo de los capitales que han ingresado a los mercados emergentes, previno el Banco Mundial (BM).

Al interior del reporte anual, titulado Global Economic Prospects , precia que estos capitales incluyen disponibilidad de recursos para emisiones bancarias, soberanas e inversiones de cartera. La normalización rápida de las condiciones supone que culmine el proceso en el primer semestre de este año y que las tasas aumenten 200 puntos base antes de que termine el primer semestre del 2014.

Expertos del organismo estimaron que en el escenario base que es totalmente opuesto al expuesto anteriormente, donde la normalización de las condiciones monetarias es gradual esperan una salida de inversiones de cartera de 33%, sólo en el primer año.

Bajo este escenario base, la normalización de condiciones a un ritmo moderado podría motivar una reducción de 10% del flujo de capitales que han registrado los mercados emergentes para el 2016.

MÉXICO MARCA DISTANCIA

No obstante, la agenda de reformas que se han aprobado en México desde el año pasado será un factor de diferenciación para los inversionistas, incluso en la eventualidad de un escenario abrupto de normalización de condiciones monetarias, advirtió el organismo internacional.

Expertos del organismo tomaron los casos de cuatro economías emergentes, cuyas monedas registraron depreciaciones menos severas en el verano del 2013, pese al cambio en la retórica de la Reserva Federal que anticipaba la normalización de las condiciones monetarias, para identificar elementos comunes que les permitieron limitar ataques especulativos mayores.

Comentan los casos de México, Chile, Malasia y Sudáfrica. En el caso mexicano, destacan que la depreciación del peso, que fijan en 2.2% para el periodo referido, refleja la confianza del mercado dirigida por el progreso sólido de reformas y la ambiciosa agenda de cambios estructurales (...), lo que sin duda ha ayudado a contener desequilibrios fiscales .

En consecuencia, en su serie de siete recomendaciones de políticas públicas, sugieren reformas estructurales favorables a la inversión extranjera para enfrentar una desordenada alza de tasa de interés de largo plazo en Estados Unidos.

GARANTIZAR PERMANENCIA

Sugieren siete medidas para contrarrestar el debilitamiento del flujo de capitales .

La primera es el uso de reservas internacionales para limitar el impacto en las divisas del país afectado y limitar el proceso de ajuste cambiario.

La segunda es la implementación o activación, en su caso, de acuerdos swaps entre bancos centrales que garanticen acceso de liquidez en otras monedas.

La tercera es el manejo de tasas de interés para hacer más atractiva la operación financiera en monedas locales.

La cuarta y quinta tienen que ver con la imposición de medidas prudenciales que limiten las salidas abruptas de capitales extranjeros. Sugieren explícitamente controles de capitales temporales, aranceles, impuestos y medidas de apoyo comercial.

La sexta es una política de consolidación presupuestaria, reducción de subsidios y aumento de impuestos. La séptima consiste en reformas destinadas a reforzar el clima de inversión, en particular para los extranjeros.

El crecimiento global será menos robusto

MÉXICO, EN RECUPERACIÓN, PERO HASTA EL 2016 LLEGARÁ A 4%, SEGÚN EL ORGANISMO

El Banco Mundial confirma la recuperación de México para este año, pero estima que el crecimiento se quedará en 3.4% anual, un pronóstico que está debajo del oficial en medio punto porcentual.

En su reporte anual, titulado Global Economic Prospects , considera que las exportaciones estadounidenses serán el principal motor de la actividad económica y reconoce que al dejar atrás el lento ejercicio del gasto público, hay mayores elementos internos para esperar un mejor desempeño.

Prevé que el incremento anual del PIB se mantendrá por debajo de 4% durante el año en curso y el próximo; es decir, 3.4% este año, y 3.8% para el 2015.

En su análisis, difundido una semana antes de la actualización semestral que hace el Fondo Monetario Internacional a su Panorama Económico Mundial , economistas del Banco anticipan que será hasta el 2016 cuando la economía mexicana conseguirá un crecimiento de 4.2 por ciento.

LOS RIESGOS

Al interior del análisis para América Latina, los economistas del banco fijan en el contexto internacional los principales riesgos para la actividad económica regional y del país en particular: un crecimiento mundial menos robusto del estimado, un ajuste desordenado de las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos, y una más profunda moderación del precio de los commodities.

Después de años de extrema debilidad en las economías de altos ingresos, el Banco Mundial identifica un retorno al crecimiento a partir de este año.

El Banco se convierte en el segundo organismo internacional que anticipa el punto de inflexión para la actividad económica mundial a partir de un desempeño aparentemente más robusto para las principales economías del planeta.

Según sus estimaciones, el crecimiento mundial estará en 3.2% en este año, 3.4% el próximo y llegará a 3.5% en el 2016.

Entre las economías de altos ingresos, Estados Unidos alcanzará un crecimiento de 2.8% este año, que se iría acelerando gradualmente a 2.9% en el 2015 y llegaría a 3% en el 2016. Japón alcanzará un crecimiento de 1.4% este año para desacelerar en los próximos dos hasta cerrar en 1.35% en el 2016.