Los salarios en América Latina crecieron 3.5% entre enero y septiembre del año pasado respecto a igual período de 2009, reveló un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El reporte del organismo de Naciones Unidas precisó que en la mayoría de los países latinoamericanos con información, los salarios crecieron en términos reales , durante el citado período.

Pese a los efectos negativos de la crisis sobre la actividad económica y el empleo en América Latina, los salarios medios registraron aumentos reales, activados por reajustes del salario mínimo en un contexto de inflación decreciente , detalló.

La OIT agregó que si bien los salarios mínimos reales crecieron prácticamente en todos los países de la región durante los años 2000, sus niveles están aún muy lejos de satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores y de sus familias .

La Organización precisó que los incrementos salariales estuvieron liderados en 2010 por Uruguay (3.4%), seguido de Colombia (2.6%), Chile (2.2%), Nicaragua (2.0%) y Brasil (1.9%).

El país que registró una mayor pérdida del poder adquisitivo fue Venezuela, con un retroceso de 2.7% en los salarios, donde la inflación se mantuvo relativamente elevada y el poder de compra de los salarios siguió disminuyendo .

La OIT acotó respecto a la evolución de los salarios mínimos reales en 2010 que ésta fue diferenciada ya que aumentó en 14 países y disminuyó en cuatro.

Los mayores incrementos del poder de compra de los salarios mínimos se dieron en Nicaragua (14.5%), seguida de Argentina (10.4%), Panamá (6.5%), Ecuador (6.3%), Brasil (5.9%), Bolivia (4.8%) y Guatemala (3.1%).

En el resto de los países donde se produjo un aumento del salario mínimo real el incremento fue inferior a 3.0%, excepto en Venezuela, donde la contracción llegó a 5.2%, y en Honduras, donde se redujo 4.0% en el periodo estudiado.

Según la OIT, la crisis financiera y económica mundial llevó a una considerable desaceleración de la tasa de crecimiento de los salarios reales en el mundo.

El organismo internacional acotó que la proporción de personas con bajo salario (definido como menos de dos tercios del salario medio) aumentó desde mediados de la década de los años 90 en más de dos tercios de los países donde existen datos disponibles.

Indicó que en las naciones con una alta o creciente participación de bajos salarios existe el riesgo que muchas personas se queden rezagadas .

Existen fuertes elementos discriminatorios en la persistencia de salarios bajos y brechas salariales, donde los trabajadores con sueldos menores suelen ser jóvenes y en su mayoría mujeres, precisó la OIT.

La Organización hizo un llamado a mejorar el mecanismo para determinar los salarios y la necesidad de implementar medidas políticas que ayuden a reducir el riesgo de que los trabajadores que perciben bajos salarios caigan en la pobreza.

APR