A partir del 1 de enero del 2019 aumentará el salario mínimo de 88.36 a 102.68 pesos, un aumento del 16% nominal y 12% real, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador. También confirmó que el salario mínimo en la frontera norte será de 176.72 pesos. En ambos casos, dijo el Primer Mandatario, no hay riesgo de incremento en la inflación.

El anuncio fue hecho esta tarde en Palacio Nacional durante la presentación de la Nueva Política de Salarios Mínimos, evento en el que estuvieron presentes presidentes de cámaras empresariales, patronales y sindicales.

La secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, anunció que empresarios y gobierno llegaron a un acuerdo en la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, para subir las percepciones de los trabajadores a partir del 1 de enero.

Argumentó que “a partir de 1976, el salario mínimo ha seguido una pauta descendiente hasta perder más del 70% de su poder adquisitivo al día de hoy”.

Dijo que, “tras una prolongada espera, finalmente ha llegado la hora de romper con las políticas salariales del pasado, y plantearse nuevos paradigmas que nos permitan dignificar el trabajo y rescatar su valor”. Y anunció: “el consenso que hoy alcanzamos empresas, gobierno y trabajadores, coloca al salario mínimo en una ruta de recuperación progresiva, responsable y sostenible. Para 2019 se fijará el salario mínimo general en 102.68 pesos y en 176.72 pesos en la zona libre de la frontera norte”.

Indicó que “se trata de un aumento a nivel nacional del 16.21%, mientras que en los municipios que conforman la zona fronteriza, el salario mínimo vigente en 2018 se duplicará”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó este anuncio como “histórico porque iniciamos una nueva etapa en la época laboral de nuestro país”.

Hizo un reconocimiento al sector empresarial, pues dijo que mostraron una disposición de respaldar el incremento.

“Muchas veces los representes del sector empresarial actúan de manera precavida o más cuidado cuando se trata de aumentos al salario. Y se ha llegado a una situación que los empresarios están apoyando, tienen dimensión social”, afirmó.

 “Es un acto que fortalece al gobierno y a la sociedad. La imagen de nuestro país en lo interno y en lo externo. Es un acto de madurez política”, dijo.

Mencionó que solicitó a la secretaria Luisa María Alcalde que consultara siempre con el Banco de México, a efecto de cuidar que el aumento de salarios no produzca un efecto inflancionario.  

[email protected]