La calificadora de riesgo S&P subió este viernes un escalón la nota de España a "A" desde un nivel de "A-", destacando la "resiliencia económica" del país pese al estancamiento político.

Esta es la segunda mejora de la nota de España desde marzo del año pasado, pero la agencia señaló que la perspectiva es estable.

"Esta mejora refleja un crecimiento económico equilibrado y una mejora de la situación presupuestaria que han colocado el ratio entre la deuda del gobierno y el PIB en una trayectoria descendente más firme", dijo la agencia en un comunicado.

Los analistas de S&P proyectan que en 2019 el déficit será 2% del PIB, tocando un mínimo en 12 años, y que se espera que la economía crezca 2.2%, con una desaceleración hacia 2022.

"Pese al impasse político, el crecimiento del PIB de España debería continuar excediendo al promedio de la zona euro en 2019-2022", indicó la agencia.

S&P señaló que hay riesgos en el panorama, después de que los partidos políticos fallaron a la hora de formar gobierno tras las elecciones de abril pasado y el país se encamina a sus cuartas elecciones en cuatro años.

abr