México mantiene su pronóstico de crecimiento de 4.1% para este año, pese a las turbulencias de una crisis de deuda en Europa, dijo el viernes el secretario mexicano de Hacienda, Ernesto Cordero.

En el 2009, la economía mexicana cayó 6.5%, su peor tropiezo desde la década de 1930, golpeado por la crisis financiera mundial que estalló en su vecino Estados Unidos.

Pero ahora se cierne una nueva amenaza, la crisis de deuda en algunos países de Europa, la cual podría contagiar a todo ese continente, un importante mercado.

"El impacto en el continente americano, en especial en México, no será mayor en este momento. Nosotros sostenemos nuestro pronóstico de crecimiento de 4.1% de la economía" para este año, dijo a periodistas Cordero, quien participa en Lima de una reunión de ministros de Hacienda de América Latina.

RDS