Para el siguiente año, se prevé que las tres unidades de la Secretaría de Hacienda, encargadas del programa de regulación del sistema financiero, trabajen en la creación de reglas que apoyen la disminución del uso del efectivo, así como en ampliar el acceso al financiamiento y a la seguridad social; sin embargo, esta labor se realizaría con un presupuesto menor respecto a lo que se les aprobó en este 2019.

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) del 2020, para el siguiente año se prevé destinar una partida de 156 millones 579,603 pesos para la regulación del sistema financiero por medio de las tres unidades de la Secretaría de Hacienda encargadas del programa, es decir, una disminución de 6.1% en términos reales respecto a los 161 millones 945,943 pesos que se le aprobaron para este año.

La unidad de Banca de Desarrollo de Hacienda, que encabeza José de Luna Martínez, sería la que tendría el mayor impacto si se aprueba la propuesta, pues para el próximo año recibiría 49 millones 277,988 pesos, es decir una disminución de 10% en términos reales respecto a 53 millones 138,818 pesos que se le aprobaron para este 2019.

Por su parte, la Unidad de Banca, Valores y Ahorro, dirigida por Juan Pablo Graf Noriega, tendría en el 2020 una partida asignada de 60 millones 472,851 pesos, es decir, una disminución real de 1.7% respecto de lo aprobado para este 2019. Mientras que la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social, que encabeza Carlos Noriega, tendría un presupuesto de 46 millones 828,764 pesos; es decir, una disminución real de 7.4% anual.

Labores.

De acuerdo con la estrategia programática del PPEF, cada una de estas unidades tendría una labor en particular para aterrizar el programa de regulación del sistema financiero.

La unidad de Banca de Desarrollo estaría enfocada para el próximo año en incidir en las entidades de fomento para ampliar el acceso al crédito y servicios financieros, con la finalidad de impulsar una mayor inclusión financiera

Asimismo, buscaría potencializar la labor de intermediarios financieros en sectores “estratégicos para la economía”, como las micro, pequeñas y medianas empresas; el sector exportador e importador; proyectos de infraestructura sustentables que estén localizados en municipios con alto y muy alto grado de marginación, entre otros.

Por su parte, la unidad de Banca Valores y Ahorro tendrá la tarea de promover en las instituciones de crédito acciones orientadas para ampliar el acceso al crédito y los servicios financieros y continuará en su labor de aplicar la evaluación de desempeño de las instituciones de banca múltiple y, junto con otras autoridades, valorará las vulnerabilidades que se pudieran presentar en el sector bancario, que afecten “significativamente al crecimiento económico”.

Otra de las labores de esta unidad es impulsar las medidas para reducir el uso de efectivo, como la implementación del Cobro Digital. “Se continuará con la implementación de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, así como se deberá formular la regulación secundaria que permitirá fortalecer el justo balance entre incentivar la innovación y administrar los riesgos de este nuevo sector (fintech)”.

Para la unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social, una de sus labores será ampliar el acceso a la seguridad social e instrumentar acciones para promover la cobertura universal de servicios de seguridad social en el mediano y largo plazo.