En el ejercicio fiscal del 2016, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) recaudó por pago de impuestos de grandes contribuyentes un total de 1 billón 28,122.6 millones de pesos, esto representa 36.8% más que lo estimado en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para el mismo año.

La Ley de Ingresos de la Federación para el 2016 estimaba una recaudación de grandes contribuyentes de 751,573 millones de pesos; al cierre del año el SAT logró recaudar 27,549.6 millones de pesos más.

El aumento en la recaudación en esta categoría de pagadores de impuestos puede ir de la mano con el incremento en esta categoría que también se dio el año pasado.

Hasta noviembre del 2016, el SAT tenía registrados a 26,201 grandes contribuyentes (17,518 personas físicas y 8,683 personas morales). Esto representa un crecimiento aproximado de 10.26% en comparación anual, pues en noviembre del 2015 el SAT tenía ubicados 23,513 pagadores de impuestos en esta categoría.

Los resultados positivos que hay con grandes contribuyentes han sido constantes y de acuerdo con Óscar Molina Chie, administrador general de Grandes Contribuyentes del SAT, esto se debe a que el organismo recaudador se ha centrado en cambiar la dinámica entre contribuyentes y autoridad fiscal, buscando potencializar un cumplimiento colaborativo, con el cual el pago de impuestos se ha vuelto más eficiente.

Más que mantener una relación contribuyente-autoridad, nos hemos aproximado más a los grandes contribuyentes buscando un acercamiento que tiene una mayor connotación de negocios, es decir como si ellos fueran clientes , comentó.

Fomentar el cumplimiento cooperativo es una sugerencia que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha realizado. Por ello, el gobierno mexicano, a través del SAT, ha catalogado entre sus principales metas facilitar el pago de impuestos de las personas físicas y morales.

Sin embargo, Molina Chie dijo que esto no quiere decir que la autoridad fiscal se vuelva un organismo interno que no sepa que los contribuyentes tienen sus planeaciones fiscales y por ello se continuará vigilando que dichas estrategias estén dentro del marco de la ley.

Hace algunos meses, Osvaldo Santín, jefe del SAT, dijo a El Economista que buena parte del organismo a su cargo en especial la Administración General de Grandes Contribuyentes ha ido desarrollando capacidades para poder identificar esquemas de planeación agresivos de grandes empresas y por ello se continuará avanzando de manera importante en el intercambio de información.

Fiscalización es cada ?vez más eficiente

Óscar Molina Chie comentó que al ser los grandes contribuyentes quienes están más adelantados en toda la contabilidad electrónica, la información que hay de éstos es mucho mayor en comparación con el resto del padrón, además de que ésta llega con más prontitud.

Por lo anterior, mencionó, actualmente los grandes contribuyentes están siendo revisados prácticamente en tiempo real.

Para el SAT, la verdadera definición en tiempo real es prácticamente de día a día; aún no llegamos al nivel de estar revisando de inmediato, pero sí los estamos revisando en sus ejercicios más cercanos , detalló Molina Chie.

SAT ya está preparado ?para revisar el ejercicio 2016

Derivado de la mayor comunicación que se ha buscado entre grandes contribuyentes y el SAT, el administrador general de Grandes Contribuyentes informó que el organismo recaudador ya está listo para revisar el correcto cumplimiento del ejercicio fiscal 2016.

Ya empezamos a hacer el plan de trabajo para revisar el ejercicio correspondiente al año pasado, esto aun cuando esta declaración anual se debe presentar hasta el 31 de marzo; nuestro plan de trabajo de monitoreo de comportamiento ya lo empezamos a hacer , detalló.

Molina Chie destacó que la gran relación que se ha logrado con los grandes contribuyentes no ha sido fácil y es resultado de muchos esfuerzos de ambas partes.

Tenemos muchas historias de éxito donde la relación con algunos grandes contribuyentes era muy complicada y que ahora al menos estamos en una relación cercana; cada quien está en su papel pero no necesariamente la relación que hay es compleja , aseguró.

Aunque no descartó que hay grandes contribuyentes que no necesariamente presentan la mejor disposición, la mayoría de estos pagadores de impuestos ha mostrado interés en mantener una buena relación con la autoridad fiscal.

Los grandes contribuyentes son empresas que acumulan ingresos anuales para efectos de Impuesto sobre la Renta (ISR) por 1,250millones de pesos, ejemplo de ellos son las empresas controladoras, las que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores y los organismos internacionales.

claudia.cordova@eleconomista.mx