El Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó que, en los primeros tres meses del año, identificó en las diferentes aduanas alrededor del país un total de 190.4 millones de pesos en comprobantes fiscales falsos.

Dichas facturas alteradas y apócrifas, así como proveedores no localizados o inexistentes amparaban la compraventa de mercancía a la importación en las 49 aduanas del país. La cifra de este año es mayor a los 25.1 millones de pesos que se identificaron en el mismo periodo del año pasado, divulgó en su Informe Tributario y de Gestión.

Lo anterior significó que el órgano recaudador, a cargo de Margarita Ríos-Farjat, identificara un monto mayor en 658% en términos reales por facturas falsas que en el mismo periodo del año pasado. Sin embargo, el SAT no informó de cuántas personas se identificaron junto con estos comprobantes fiscales apócrifos.

Una factura se considera falsa porque, si bien cuenta con los elementos formales y autorizados por el SAT, ampara operaciones que no se llevaron a cabo.

Para lograr la identificación de este delito, el SAT se apoyó en el Plan Estratégico Aduanero Bilateral México-Estados Unidos, el cual entró en vigor en el 2014. Dicho plan impulsa una relación aduanera más amplia entre los dos países para combatir los fraudes fiscales y delitos que puedan ocurrir en las aduanas en la frontera con el país vecino del norte.

De acuerdo con lo acordado por las dos naciones, se establecieron cuatro pilares para combatir de manera eficiente y adecuada los delitos en las operaciones de comercio exterior: la competitividad; la seguridad y la aplicación de las leyes aduaneras; el fortalecimiento de las capacidades, así como el trabajo en conjunto con el sector privado.

“Este plan permite que ambos países puedan investigar las aduanas seleccionadas del otro país para agilizar los procedimientos aduaneros y vigilar, de mejor manera, las operaciones de comercio exterior”, informó la autoridad fiscal.

En su momento, Ricardo Peralta Saucedo, ex administrador general de Aduanas del SAT, indicó a El Economista que la relación bilateral con Estados Unidos era muy importante, pero que se debía extender a otros países.

“Tenemos que abrirnos, que no nos vean como un país que sigue en la época de las cavernas y que no sólo con los americanos hacemos negocio. La apertura está abierta para todos”, dijo. Actualmente, la administración general de Aduanas está bajo el cargo de Ricardo Ahued Bardahuil.

Embargo de mercancías

El SAT también indicó que en el primer trimestre del año, el embargo de mercancías introducidas ilegalmente sumó 21,520.5 millones de pesos. En comparación con el año pasado, la cifra aumentó en 21,205.3 millones de pesos.

Desde el inicio de la actual administración, en diciembre pasado, el SAT hizo hincapié en que pondría una mayor vigilancia en las aduanas para acabar con los actos de corrupción y la entrada al país de mercancías ilegales, como armas y productos como ropa, calzado, entre otros.

Para el embargo de la mercancía, el SAT inició 1,722 procedimientos administrativos en materia aduanera (PAMAs) este año, 15.8% menos que los 2,045 del año pasado.

Los PAMAs son los procedimientos que se inician al embargar mercancías en términos previstos por la Ley Aduanera.

La mercancía se puede embargar por su introducción al territorio nacional por lugares no autorizados; desviación de las rutas fiscales; transportación por medios distintos a los autorizados; mercancía prohibida, sujeta a regulaciones o restricciones no arancelarias, por no acreditarse la documentación correspondiente, entre otros.