El Servicio de Administración Tributaria (SAT) rechazó que con el nuevo decreto que elimina la obligación de presentar dictámenes fiscales exista el riesgo de perder información valiosa sobre los contribuyentes.

El administrador general de Auditoría Fiscal Federal del SAT, Alberto Real Benítez, refirió que el decreto publicado el 30 de junio pasado establece que sólo se pedirá al contribuyente la información que permita contar con información relevante.

Entrevistado tras la presentación de la Certificación Profesional en Finanzas, dijo que muchas empresas que consideran que la elaboración del dictamen les representa un costo importante, ahora serán ellas quienes valoren si llevan a cabo o no el proceso.

El funcionario indicó que se contará con la información de las empresas que decidan continuar con la entrega de sus dictámenes fiscales y 'el que no opte vamos a ver cómo está su situación fiscal; ese es un trabajo que vamos a tener que realizar con base a los dictámenes que se presentan este momento', anotó.

Las reglas para esta medida saldrán una vez que concluya el periodo que tienen las empresas para presentar su dictamen fiscal correspondiente a 2009, que es el 26 de julio próximo, a fin de no generar confusión, pues la eliminación de esta obligación aplicará para el ejercicio 2010, es decir, comenzará a partir de 2011, abundó.

APR