El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha detectado un nuevo esquema de evasión fiscal que beneficia no sólo a empresas, sino también a diferentes accionistas y socios que evaden el cumplimiento de sus obligaciones con el fisco.

Samuel Arturo Magaña, administrador central de Planeación y Programación de Auditoría Fiscal Federal del SAT, informó que ha detectado a 13,000 socios y/o accionistas, además de 600,000 empresas riesgosas en México, que evaden el pago de impuestos a través de la figura jurídica de asimilados a salarios.

El administrador central precisó que, a través de este nuevo esquema, a la fecha se han facturado alrededor de 100,000 millones de pesos; sin embargo, no dio la cifra de cuánto es lo que el fisco está dejando de percibir por ello.

Los asimilados a salarios son figuras que se consideran dentro del Código Fiscal de la Federación y la Ley Federal de Trabajo y se refieren a aquellos contribuyentes que reciben una remuneración económica por la prestación de sus servicios.

“El problema es que algunas veces se utilizan estas figuras para tratar de evadir al fisco y no pagar los impuestos correspondientes”, refirió.

Agregó que en este nuevo esquema de evasión existen compañías reales que operan en México, constituidas por socios y accionistas, que utilizan empresas fantasma para evitar el pago de impuestos del dinero que fluye de las empresas reales a sus socios.

En este sentido, explicó que en lugar de que la utilidad de estas compañías fluya de manera normal y se paguen los impuestos correspondientes, se subcontratan servicios de empresas fantasma, las cuales a su vez vuelven a subcontratar a otros proveedores, creando así diferentes niveles de subcontratación. Usualmente, indicó, operan entre cuatro y cinco niveles.

“En el esquema identificado, se involucra a sociedades pagadoras que evitan el entero de las contribuciones a su cargo, aplicando en su beneficio el crédito al salario, deducciones y compensaciones improcedentes”, aseveró.

Por lo anterior, el dinero llega a los socios y accionistas sin el pago del impuesto que corresponde. “Es decir, se disfraza la operación a través de un esquema de asimilados a salarios. Con las empresas fantasma, supuestamente se retiene el impuesto, pero no se paga al fisco”.

Añadió que entre los socios y accionistas de estas compañías se ha identificado a personas políticamente expuestas, que están en medios de comunicación, empresarios e, incluso, personalidades del deporte; no obstante, no dio nombres. Además, el SAT identificó que han sido utilizadas personas que ya fallecieron.

Factura electrónica , la aliada

Samuel Arturo Magaña precisó que la identificación de este tipo de esquemas agresivos de evasión fiscal se ha logrado gracias a los cruces de inteligencia que hace el SAT, que en los últimos tres ejercicios fiscales se ha profundizado.

“El SAT ya no se limita a fiscalizar a una sola persona, ahora también a los beneficiarios de los esquemas, empresas que los utilizan y aquellas que son utilizadas”, abundó.

Añadió que se está llegando a una nueva etapa de la fiscalización en México, apoyada de la factura electrónica y los avances que se han tenido en la digitalización de los procesos.

“Ningún país del mundo tiene el nivel de avance en la factura electrónica como en México, ni la inteligencia de los cruces de datos y la madurez de este tipo de filtrados masivos que permitan identificar estos esquemas”, explicó.

Dijo que el motivo por el cual se descubren estos esquemas hasta ahora es porque la factura electrónica apenas ha alcanzado su nivel de maduración, tras la obligatoriedad de ella hace dos años.

En este sentido, expuso que antes de la maduración, si bien se identificaba a los contribuyentes que evadían impuestos, existía sólo un esfuerzo aislado, es decir, no se identificaba a todo un grupo.

“La elaboración completa de estos cruces es reciente porque apenas los esquemas nos permiten llegar a esa madurez”, destacó.

Acotó que, si bien ningún país podrá erradicar la evasión fiscal, ahora en México será más complicado evadir el pago de impuestos debido a la nueva versión 3.3 de la factura electrónica, la cual permite tener mucha información del contribuyente.

De acuerdo con la Universidad de las Américas de Puebla, en México la tasa de evasión fiscal representó 2.6% del Producto Interno Bruto en el 2016, lo que significó que el gobierno no recaudó alrededor de 510,000 millones de pesos por el pago de impuestos.

Acercamiento con los evasores

El administrador central precisó que ya existen acercamientos entre el SAT y dichos accionistas, a través de cartas invitación para que cumplan sus obligaciones.

Refirió que algunos han empezado a realizar el pago de impuestos, debido a que después de un procedimiento administrativo, como lo hace el SAT, sigue un procedimiento penal.

“Estos procedimientos de tipo penal nos llevan a dos esquemas: a una defraudación fiscal, delito que está tipificado, o lavado de dinero, el cual también es castigado”, advirtió.

Hasta la fecha, agregó, se han acercado a aproximadamente 500 de estos accionistas y han recuperado alrededor de 400 millones de pesos en correcciones fiscales. Sin embargo, seguirán enviando cartas invitación para que este número suba.

“En el primer caso identificado de un contribuyente que utilizó este esquema, se le invitó a corregir su situación fiscal de manera voluntaria y pagar más de 161 millones de pesos, lo que posibilitó concluir con ello el procedimiento de carácter penal”, señaló.

[email protected]