Rusia presentó un plan anticrisis que contempla el recorte del gasto público en la mayoría de las partidas presupuestarias, a excepción de los gastos en defensa y los programas sociales, para hacer frente a la crisis económica.

El plan del Ejecutivo destaca que los recortes presupuestarios no afectarán los programas sociales, los gastos relacionados con la defensa nacional, las subvenciones a la agricultura ni tampoco los compromisos internacionales de Rusia.

Ante las dificultades económicas en el país, el gobierno propuso una serie de recortes en los gastos de recursos públicos, entre los que destaca la reducción de 10% en el 2015 y de 5% para el periodo 2016-2018, de acuerdo con el plan anticrisis.

Para el 2017 es necesario alcanzar el equilibrio del sistema presupuestario, de acuerdo con el más probable nivel de precios de los principales productos de exportación rusos , según el plan gubernamental divulgado por las agencias rusas de noticias.

El gobierno considera que la estabilización paulatina de los mercados internacionales de materias primas y los pasos dados por el Banco Central de Rusia (BCR) permitirán normalizar la situación en el mercado de divisas .

Debido a la caída de los precios del petróleo y a las sanciones occidentales contra Rusia por su política hacia Ucrania, la moneda rusa ha perdido en el último año más de 50% de su valor frente al dólar estadounidense.

Para frenar la depreciación del rublo, el BCR elevó en diciembre pasado la tasa clave de interés de 10.5 a 17%, lo que ha afectado el flujo de los créditos.

El plan gubernamental incluye un total de 60 medidas, entre ellas la recapitalización de la banca, a cuyo financiamiento se destinarán unos 2.4 billones de rublos .

Vladimir Putin, presidente de Rusia, aseguró en diciembre pasado que en dos años, en el peor de los casos, la economía rusa saldrá de la actual crisis económica.