La inflación en Rusia, impulsada por el embargo alimentario decretado por Moscú contra productos alimentarios europeos y norteamericanos y por el desplome del rublo, rondará un nivel de 11.5% en 2014, estimó este jueves el ministro de Finanzas, Anton Silouanov.

" En el año, estará en torno al 11.5%, quizás un poco más", declaró el funcionario, reportaron las agencias rusas.

Según las estadísticas oficiales publicados el miércoles, el alza de los precios al consumo entre el 1 de enero y el 22 de diciembre, sumaba 10.4 por ciento.

La inflación en Rusia, que se había desacelerado a un nivel de 6.5% en 2013, repuntó tras el embargo decretado por Moscú en agosto contra productos alimentarios europeos y norteamericanos.

Esta tendencia se aceleró en los últimos tres meses con el desplome del rublo, por el efecto de las sanciones occidentales contra Rusia por su rol en la crisis de Ucrania y la caída del precio del petróleo.

La semana pasada, el desplome de la moneda rusa tomó una amplitud no vista desde la crisis financiera de 1998.

La moneda rusa operaba al alza este jueves, consolidando una recuperación en las últimas jornadas. Hacia las 08:00 GMT la moneda rusa operaba a 64.69 rublos por euro, frente a un nivel de 65.52 tocado en las últimas operaciones del miércoles, y cotizaba a 52.69 rublos por dólar, frente a 53.44 de la víspera.

Según Silouanov, la caída del rublo "se terminó, y ahora la tendencia es a una estabilización".

erp