El gobierno ruso anunció este lunes la próxima introducción de barreras aduaneras para reducir las exportaciones de cereales, con la esperanza de aumentar la demanda y bajar los precios en el mercado interno, tras una subida motivada por la caída del rublo.

La medida será presentada al primer ministro Dimitri Medvedev en un plazo de 24 horas, informó el vice primer ministro Arkadi Dvokovich, citado por las agencias rusas.

La caída del rublo hace que las exportaciones sean muy rentables para los agricultores pero ha provocado una fuerte subida de los precios del trigo en Rusia.

"Tenemos una buena cosecha pero al mismo tiempo, debido a la volatilidad del rublo, los precios son muy ventajosos y las exportaciones han aumentado considerablemente", declaró Medvedev.

"Debemos tener un mínimo de reservas que garanticen la seguridad alimentaria de Rusia. En este contexto creo que hay que pensar en restricciones administrativas a las exportaciones", añadió.

erp