Finalizar la ampliación del metro de Río de Janeiro para los Juegos de 2016, crucial para llegar rápidamente al parque olímpico, requiere 255 millones de dólares adicionales, pero en medio de una profunda crisis el gobierno tarda en liberar los recursos.

El secretario de Transportes de Río, Carlos Osorio, señaló que el ministerio de Hacienda no giró aún 445 millones de reales (120 millones de dólares) aprobados para este mes y adelantó que otros 500 millones (135 millones de dólares) serán necesarios para cubrir un incremento en el presupuesto.

"Esos recursos son indispensables para concluir la obra en el plazo olímpico, que terminará en julio. De cualquier forma, confiamos que [el ministro de Hacienda Joaquim] Levy va a liberar ese dinero extra", dijo el secretario, citado por el diario O Globo de este viernes.

NOTICIA: Después de su Mundial... el reto es Río 2016

La nueva línea del metro de Río, prometida para junio próximo, es una extensión de otra que va del centro de la ciudad y que pasa por los famosos barrios de Copacabana e Ipanema, en la rica y turística zona sur. Su recorrido llegará hasta Barra de Tijuca (oeste), donde se ubican la villa y el parque olímpico, en un viaje en metro de media hora desde el centro.

El metro estará integrado a un sistema de autobuses por carriles exclusivos que llegarán directamente a las instalaciones olímpicas.

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha destacado la importancia de terminar esta obra, pues el trayecto de 35 km desde el centro llevaría en auto unas dos horas debido al siempre intenso tránsito carioca.

NOTICIA: Después de su Mundial... el reto es Río 2016

Además de los 945 millones de reales, Río necesitará de otros 500 millones para obras de una estación que no estará lista para el 2016. Así, el presupuesto de la obra subió de 8,500 a 9,700 millones de reales (2,300 a 2,600 millones de dólares) por cambios en reglas internacionales y aumento en el costo de los fletes, indicó O Globo.

El incremento llega en medio de la profunda crisis económica con recesión, alta inflación y desempleo que atraviesa el gobierno de Dilma Rousseff, amenazada además con un juicio político.

A inicios de julio, una auditoría del Tribunal de Cuentas del estado de Río de Janeiro (TCE-RJ) había advertido que esas obras corren "alto riesgo" de no estar listas antes de los Juegos.

NOTICIA: Brasil facilita las visas por los olímpicos de Río 2016

La obra está a cargo de un consorcio liderado por la gigantesca constructora Odebrecht, cuyo ahora expresidente Marcelo Odebrecht está preso, acusado de sobornar a directivos de la estatal petrolera Petrobras a cambio de gigantescos contratos.