En las últimas semanas, la volatilidad en los mercados financieros internacionales se ha incrementado, ocasionando la depreciación de distintas monedas, entre ellas el peso mexicano, que ha decir de analistas se trata de un ajuste temporal ya que los fundamentales de la economía mexicana son robustos y sólidos.

Lo anterior se refleja en lo estable que se ha mantenido el riesgo país de México que en la última semana registró un moderado descenso.

Este viernes, el riesgo país de México cerró en 170 puntos, con una baja moderada de un punto base respecto al nivel observado el 26 de noviembre, tras mantenerse dos semanas sin cambio.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que al 5 de diciembre pasado el riesgo país de México, medido a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) de J.P. Morgan, se ubicó en 15 puntos base s uperior al nivel reportado al cierre de 2013.

Por su parte, durante la semana pasada el riesgo país de Argentina y Brasil se elevó 20 y cinco puntos base, respectivamente, al finalizar este viernes en los 707 y 243 puntos base, en ese orden, añadió en el Informe Semanal de su Vocería.

El riesgo país es la diferencia que existe entre el rendimiento de la deuda pública de un país emergente respecto del que ofrece la deuda pública estadounidense, considerada libre de riesgos.

El riesgo país de México cerró 2013 en 155 puntos base y su nivel mínimo histórico es de 71 puntos, registrado el 1 de junio de 2007, mientras que su nivel máximo es de 624 puntos base, obtenido el 24 de octubre de 2008.

hbr