Existe la posibilidad de un ajuste brusco en los precios de las gasolinas debido al costo fiscal que está generando la brecha entre los precios internos y externos, según se advierte en la minuta número 16 y última del año del Banco de México (Banxico).

Al interior de la Junta de Gobierno, se mostró la preocupación por el riesgo adicional para la inflación de que se observen aumentos en los precios y tarifas del sector público mayores a los previstos (gasolinas, electricidad y transporte).

Aunque, un miembro destacó que una corrección en los combustibles generaría inflación en el corto plazo, pero haría más sostenible un ambiente de baja inflación en el largo plazo. Explicó que un ajuste favorable en las finanzas públicas podría generar una baja en las expectativas de inflación de mediano y largo plazo, fortaleciendo la señal de que no habrá dominancia fiscal.

En la minuta se da cuenta de que sólo estuvieron presentes los miembros de la Junta de Gobierno, quienes también alertaron sobre la desaceleración de la economía nacional y del crédito y de que el persistente aumento de los precios en los alimentos podría sobredimensionar la percepción de la mayoría de la población sobre la magnitud del fenómeno inflacionario.

CARNE, MAÍZ Y TELEFONÍA

Al detallar los peligros para la inflación, hicieron ver que, a pesar del descenso de la cotización internacional del maíz amarillo, el blanco no ha cedido. Por lo que un miembro mencionó la posibilidad de aumentos adicionales de la leche en polvo y de la carne de res.

En ese sentido, algunos integrantes destacaron los niveles históricamente bajos, cercanos a 2% de la inflación anual del subíndice de servicios.

Otros establecieron que si bien se deben fundamentalmente al comportamiento reciente de los precios de telefonía; uno alertó que podrían fácilmente revertirse dadas las características de este mercado.

Sobre el comportamiento de la actividad económica, la mayoría indicó la reducción del ritmo de las exportaciones manufactureras, sobre todo las automotrices, así como de las ventas de mercancías en general hacia otros países diferentes a Estados Unidos. Algunos previeron que la desaceleración de las exportaciones de manufacturas se trasladará con cierto rezago al sector servicios.

Así enfatizaron el hecho de que la variación del Producto Interno Bruto en el tercer trimestre respecto del anterior es la menor de los últimos seis trimestres y la segunda más baja en los últimos trece trimestres. Por lo que un integrante destacó que continuará la desaceleración especialmente en el último tramo de este año y al inicios del 2013.

De ahí que la mayoría indicaron que diversos determinantes del consumo, así como la inversión, han mostrado recientemente un menor crecimiento. En especial, uno mencionó que el impulso al consumo proveniente del crédito de la banca mexicana también se está desacelerando.

[email protected]