Si bien los riesgos del exterior relacionados con la debilidad fiscal de algunos países europeos se han mitigado con el anuncio de rescate a Grecia, el peligro sigue latente, advirtió la Secretaría de Hacienda.

El titular de la Unidad de Planeación Económica, Miguel Messmacher, manifestó que sigue siendo un riesgo aunque reducido, porque falta ver si convence a los mercados.

Aparentemente, el anuncio que se hizo el día de ayer de un paquete muy importante, que llegará a los 110,000 millones de euros de apoyo para Grecia, está siendo bien recibido. Falta revisar si de veras va a ser suficiente ese apoyo, y si sí, observamos una recuperación y mayor tranquilidad en los mercados financieros asociados a eso. En ese sentido pareciera que ese riesgo ya se empieza a acotar .

Messmacher estableció que es importante que las autoridades en Europa sean capaces de terminar de articular un programa de apoyo muy fuerte y sólido para aquellos países en los que hay nerviosismo acerca de su situación fiscal.

En ese entorno, reiteró que México se está abocando a reconstituir los márgenes de maniobra que tiene para enfrentar un posible choque externo en caso de que la ayuda que recibirá Grecia no sea creíble.

Enfatizó que nuestro país cuenta con un mecanismo de acumulación de reservas internacionales, coberturas petroleras y la línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI), así como los recursos depositados en el Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros.

Grecia tiene un déficit fiscal muy grande, por lo que recibió ayuda de sus socios europeos y del Fondo Monetario Internacional para salir del gran problema financiero que tiene.

flores@eleconomista.com.mx