La economía estadounidense tuvo un mejor desempeño que el previsto inicialmente durante el segundo trimestre del 2012 (II Trim. 12) y creció a una tasa trimestral de 1.7%, gracias al soporte que brindó la demanda interna.

La segunda lectura del PIB fue mayor que 1.5% que inicialmente reportó el Departamento del Comercio estadounidense, pero se encontró en línea con lo esperado por el consenso.

La revisión derivó de un consumo más fuerte, junto con una contribución positiva de las exportaciones netas , consignó Julia Baca, economista para Estados Unidos de Banorte-Ixe en una nota.

El gasto de consumo fue revisado de 1.5 a 1.7% en el segundo trimestre del año. Destacó el avance del sector servicios, que creció a una tasa trimestral de 2.4 por ciento. El componente de bienes subió 0.4%, su menor lectura desde el segundo trimestre del año pasado, cuando se contrajera 1 por ciento.

Es evidente la moderación que observamos en el gasto en consumo, esto (ocurre) ante la gran incertidumbre que genera el ajuste fiscal y la volatilidad financiera por la crisis en la euro zona , agregó Baca.

En tanto, el sector externo contribuyó con 0.32 puntos al PIB, al crecer las exportaciones 6% impulsadas por el mejor desempeño desde el último trimestre del 2010 de las exportaciones de bienes; mientras que las importaciones subieron 2.9%, su peor tasa desde el mismo periodo del año anterior.

La revisión alcista del PBI significaría un ajuste de las expectativas del mercado a un tono ligeramente más positivo y diría que la economía estadounidense se encuentra avanzando a un mayor paso que el previsto , lo que sería positivo para la economía mexicana, de acuerdo con el equipo de análisis de Ve por Más.

Ello implica que México todavía puede aprovechar la demanda interna del país por medio de sus exportaciones , agregó la Casa de Bolsa.

En términos anuales, el PIB creció a una tasa de 2.3%, apenas por debajo de 2.4% que se expandió en el primer trimestre del año. De acuerdo con Santander, estas lecturas parecen consistentes e incluso ligeramente mejores que las expectativas de crecimiento de 2.2% para todo el año.