La retirada de los programas de compras de bonos por parte de los bancos centrales alrededor del mundo no afectará los rendimientos de los mismos, debido a que se hará de forma parcial y pasiva, consideró la firma de inversiones Vanguard.

El gerente sénior de cartera y director de indexación de bonos en Vanguard Fixed Income Group en Estados Unidos, Josh Barrickman, recordó que estos programas, conocidos como expansión cuantitativa, se aplicaron en respuesta a la crisis financiera del 2008-2009 y ahora, al menos, la Reserva Federal (Fed) considera su retirada.

“No esperamos que el final de la expansión cuantitativa influya en los rendimientos de los bonos. Más bien, anticipamos que los rendimientos de los bonos continuarán siguiendo el camino de la tasa contemplada en el precio actualmente por los mercados”, explicó.

En marzo del 2009, los bancos centrales en diferentes países empezaron con la expansión cuantitativa, un tipo de política monetaria en la que ellos compran bonos del gobierno, por lo que hacen que el dinero sea más barato para que puedan prestarlo los consumidores al reducir las tasas de interés, precisó la firma en un reporte.

En Estados Unidos, la Fed acaparó los bonos del Tesoro y los títulos valores respaldados por hipotecas y su balance general aumentó a casi 4,500 millones de dólares. El Banco Central Europeo y el Banco de Japón lo siguieron y ambos aumentaron sus arcas arriba de 4,000 millones de dólares.

Para el 2017, la entonces presidenta de la Fed, Janet Yellen, declaró oficialmente que llegó el momento de que Estados Unidos se despida, mientras que la Unión Europea y Japón continúan siendo atípicos en el movimiento hacia la normalización de la política.

El cambio en Estados Unidos provocó dudas sobre el impacto que tendrá esta medida los rendimientos que brindan los bonos. Sin embargo, el experto afirmó que “las palabras claves para recordar son gradualmente y pasivamente”.

“Tenemos la esperanza de que será recordada como una curiosidad histórica. Mientras tanto, los inversionistas deberían sentirse consolados por la combinación de la eficiencia del mercado y el enfoque deliberado de los bancos centrales, aunque no se descartan sorpresas en el mercado”, expuso.