El presupuesto 2019, en el que ya trabajan los gobiernos entrante y saliente, atenderá las prioridades que ha anunciado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, como el apoyo a jóvenes, adultos mayores y el desarrollo del sureste del país, pero al mismo tiempo mantendrá la responsabilidad fiscal, aseguró quien será el próximo subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda, Gerardo Esquivel.

Durante su participación en el Foro Estrategia Banorte 2018, el economista indicó que se tratará de un presupuesto completamente diferente, con una composición distinta a los que se han presentado hasta ahora, pero también vendrá acompañado del proyecto de ingresos, el escenario macro y el mantenimiento de la responsabilidad fiscal.

Ante consejeros de Banorte, cuyo presidente, Carlos Hank González, anunció la víspera que será el aliado del próximo gobierno, Esquivel destacó que, tal como lo ha manifestado el propio López Obrador, no se va a endeudar el país.

“Lo que haremos será un presupuesto responsable, pero también un presupuesto que atienda las prioridades planteadas en campaña para poder reactivar la economía del país. El país no puede seguir creciendo a 2% por año. Necesitamos fortalecer el crecimiento, porque también necesitamos combatir la pobreza y la desigualdad”, argumentó.

Afirmó que en estas semanas se seguirá trabajando de la mano con la administración saliente en la elaboración del presupuesto para lo cual, dijo, hay buena disposición; además, recordó que tiene que estar listo a más tardar el 15 de diciembre.

Esquivel abundó en que se tratará de hacer más de lo que se ha hecho hasta ahora y para ello se ha realizado un análisis detallado de lo que será el presupuesto. “La idea es hacer una reasignación para destinar recursos a actividades prioritarias”.

Recordó que para ello se buscarán ahorros a través de la reducción o eliminación de programas sociales que registren duplicidades. “Estamos ya evaluando, por ejemplo, 150 programas sociales que junto con los estatales y municipales hacen más de 6,000, muchos de éstos tienen duplicidades (...) y quedarnos con unos que realmente atiendan las necesidades primarias de la población”.

Otra fuente de ahorro de recursos, expuso, será el programa de austeridad planteado por López Obrador, con la reducción de los salarios de la alta burocracia, así como las estructuras burocráticas y las compras consolidadas con las que, además, se busca combatir la corrupción en las adquisiciones gubernamentales.

“No es ahorrar por ahorrar, es ahorrar en ese tipo de gastos que consideramos superfluos y destinarlo a lo que creemos prioritario”, enfatizó.

El futuro subsecretario de egresos mencionó que lo que se logre de esos ahorros, aunado a lo que pueda sumar la iniciativa privada, se destinará a los programas prioritarios que hasta ahora ha anunciado la próxima administración.