Al 24 de diciembre de este año, el saldo de las reservas internacionales de México sumó 176,353 millones de dólares, lo que significó un incremento de 1,827 millones de dólares respecto del viernes pasado y su cuarta alza semanal consecutiva, después de 17 semanas de bajas constantes.

En su estado de cuenta semanal, el Banco de México (Banxico) informó que esta alza que registraron las reservas del 18 al 24 de diciembre fue resultado de la venta de dólares del gobierno federal al propio banco central, por 1,929 millones de dólares.

Además de una reducción de 110 millones de dólares, resultado de la asignación en las subastas ordinarias de dólares con precio mínimo conforme a los mecanismos autorizados por la Comisión de Cambios y un aumento de 8 millones de dólares debido, sobre todo, al cambio en la valuación de los activos internacionales del instituto central.

Hace unas semanas el Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró que las intervenciones extraordinarias que hicieron las autoridades financieras mexicanas para estabilizar al mercado cambiario tenían que ser temporales pues resultarían insostenibles.

La directora de División del Hemisferio Occidental del FMI, Dora Iakova advirtió que las autoridades mexicanas deben recordar que las reservas internacionales son fundamentales para enfrentar choques externos que podrían seguirse produciendo.

El banco central menciona que, al 24 de diciembre del 2015, las reservas internacionales presentan una disminución acumulada de 16,886 millones de dólares respecto del cierre del 2014, cuando se ubicaron en 193,239 millones de dólares.

Por otra parte, refirió que la base monetaria (billetes y monedas y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) aumentó 16,432 millones de pesos, a un saldo de 1 billón 239,948 millones de pesos, cifra que implicó una variación anual de 16.7 por ciento.

El Banxico refiere que la cifra alcanzada por la base monetaria al 24 de diciembre significó un incremento de 177,056 millones de pesos en el transcurso del 2015.

Este comportamiento es congruente con el patrón estacional de la demanda por la base monetaria, considerando el efecto temporal asociado a algunos efectos remanentes de la reforma hacendaria y cambios en el uso de medios de pago, cuyos impactos en las tasas de crecimiento anual se deberían diluir, añade.

El Banco de México precisa que en el periodo realizó operaciones de mercado abierto con instituciones bancarias para compensar una contracción neta de la liquidez por 88,919 millones de pesos.

Ésta fue resultado del depósito de recursos en la cuenta de la Tesorería de la Federación y otras operaciones por 70,597 millones de pesos, la liquidación de dólares vendidos al mercado a través de las subastas de dólares por 1,890 millones de pesos, y una mayor demanda por billetes y monedas por parte del público por 16,432 millones de pesos, agrega. (Con información de Notimex)