Las colosales reservas de China cayeron en noviembre a su nivel más bajo en tres años, según cifras oficiales publicadas, debido a la política de venta masiva de dólares para sostener a su moneda, el yuan.

Las reservas del país asiático disminuyeron en 87,200 millones de dólares en noviembre, a 3.44 billones de dólares, el nivel más bajo desde febrero del 2013 y es la tercera caída mensual más grande de la que se tenga registro, indicó la Administración de Estado encargada del mercado de cambios.

En total, estas reservas han caído 404,000 millones de dólares desde principios de año, aunque siguen siendo las mayores del mundo.

En parte, ello se debe a las fluctuaciones en el mercado de cambios, que redujeron en 30,000 millones de dólares el valor de los haberes chinos en otras divisas euros, yenes , según estimó Julian Evans-Pritchard, analista de Capital Economics, pero también obedece a las políticas de Pekín para sostener a su divisa.

Pekín sorprendió a los mercados mundiales en agosto al devaluar súbitamente el yuan frente al dólar en 5%, explicando que había modificado su sistema de cálculo de la tasa de referencia de su divisa.

La decisión generó desconfianza y presiones negativas sobre el yuan (también llamado renminbi), lo que obligó al banco central chino a intervenir activamente para sostener y estabilizar su moneda, comprando yuanes con dólares u otras divisas procedentes de sus reservas.

Esta estabilidad era considerada crucial a la espera de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) diera luz verde a la inclusión del yuan en la canasta de divisas de la institución, algo que hizo a fines de noviembre, dándole así el estatuto de moneda de reserva.