La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos (EU) debería comenzar a retirar su apoyo monetario poco después de que termine la pandemia, un momento que podría dar inicio a un robusto crecimiento de la economía estadounidense, dijo el presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan.

El banco central debería empezar a reducir la escala de sus compras de activos desde el actual ritmo de 120,000 millones de dólares al mes, sostuvo Kaplan, aunque eludió detallar qué operaciones específicas de valores deberían suspenderse antes de que la Fed decida subir sus tasas de interés.

“Creo que el retiro de los estímulos monetarios debería darse primero (...) Pienso que (el retiro) debería completarse sustancialmente antes de lidiar con la tasa de fondos federales, aunque me gustaría mantener cierta flexibilidad en eso”, dijo Kaplan durante un foro virtual organizado por UBS.

La autoridad dijo que el respaldo de la Fed debería mantenerse en pie hasta que la pandemia termine, y añadió que la crisis podría generar un pánico económico, por lo que algunas personas podrían tener problemas para volver a trabajar.

Los gobernadores de la Fed acordaron el mes pasado dejar sin cambios la tasa de interés —cerca de cero— y seguir comprando 120,000 millones de dólares al mes en bonos hasta “ver un progreso sustancial adicional” en los mandatos del banco central sobre inflación y pleno empleo.

La economía de Estados Unidos podría experimentar un sólido crecimiento después de superar la pandemia, pero la distribución de vacunas deberá contrarrestar las nuevas variantes del virus que se están propagando, dijo Kaplan.

La mayor economía del mundo podría expandirse 6.5% este año y la tasa de desempleo podría acercarse a 4%, sostuvo. “Una vez que emerjamos de la crisis, vamos a tener un crecimiento muy robusto”.