Un nuevo rescate de la UE y el FMI para Grecia podría retrasarse hasta el 11 de julio debido a diferencias sobre cómo involucrar a los inversores privados, dijeron el miércoles funcionarios de la zona euro.

El trabajo se enfoca mientras tanto en la más urgente entrega del próximo tramo de dinero para evitar que Atenas caiga en moratoria en julio.

Los ministros de la zona euro inicialmente buscaban alcanzar un acuerdo sobre un nuevo programa de rescate a tres años para el 20 de junio, cuando se reúnen en Luxemburgo para celebrar conversaciones mensuales.

El paquete podría ser de uno 120.000 millones de euros (172.500 millones de dólares), incluyendo los ingresos por privatizaciones en Grecia.

Pero funcionarios de la zona euro, que pidieron no ser nombrados, dijeron que la falta de acuerdo sobre cómo los tenedores privados de bonos griegos deberían estar involucrados en el nuevo plan de financiamiento ha hecho difícil avanzar en el nuevo programa.

El ministro de Finanzas eslovaco, Ivan Miklos, sugirió abiertamente que la fecha inicial para cerrar el acuerdo del paquete completo podría no lograrse.

"El nuevo programa debe acordarse de aquí al 11 de julio como muy tarde, cuando se reúne el Eurogrupo por última vez antes de las vacaciones (de verano)", expresó Miklos ante periodistas después de una reunión de gabinete en su país.

Grecia necesita un nuevo plan de financiamiento debido a que no será capaz de retornar a los mercados en marzo del 2012 como se planeaba bajo su original programa de préstamos por 110.000 millones de euros de parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional del año pasado.

"Nadie quiere una moratoria griega", dijo un funcionario de la zona euro con conocimiento de las discusiones sobre Grecia.

"Así que podría ser una aproximación de dos etapas, primero lidiamos con el próximo tramo de ayuda para Grecia y luego, para el 11 de julio, con el plan completo a tres años que incluye participación del sector privado", agregó el funcionario.

Los funcionarios de la zona euro dijeron que no hubo progresos en la reunión del martes de los ministros de Finanzas sobre cómo involucrar al sector privado, con dos grandes opciones sobre la mesa.

La primera es la idea de Alemania de consultarle a todos los tenedores de bonos griegos de canjear sus papeles por nuevos títulos con siete años más de vencimiento.

La segunda es que los acreedores refinancien los bonos a medida que vencen, reinvirtiendo el dinero de las amortizaciones en papeles nuevos y con mayor vencimiento.

"No puedo ver de dónde podría venir un compromiso", aseguró un segundo funcionario de la zona euro.

Ambas opciones podrían generar rebajas en las calificaciones de Grecia a moratoria, o estatus de cesación de pagos selectiva.

En este caso, los bancos griegos no podrían seguir utilizando los bonos públicos griegos como colateral o garantía en las subastas de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) bajo las actuales normas.

Con el fin de facilitar el consenso, los ministros de la eurozona se reunirán el domingo por la noche y el lunes en Luxemburgo.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo que mantenía el lunes como fecha prevista para alcanzar una decisión.

"Hemos dicho que la decisión está prevista para el Eurogrupo el día 20 y hasta entonces tendrán que ser pacientes", dijo Schaeuble en una rueda de prensa.

RDS