Las condiciones incluidas en el acuerdo de rescate a Portugal por 78,000 millones de euros (116,000 millones de dólares) podrían llevar al país a una profunda recesión de dos años, dijo el miércoles una fuente oficial.

El primer ministro provisional, José Sócrates, anunció en la noche del martes que su Gobierno había alcanzado un acuerdo para un rescate de tres años con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional después de semanas de negociaciones, por lo que se convirtió en el tercer miembro de la zona euro en pedir asistencia externa después de Grecia e Irlanda.

Se prevé que los representantes de la UE y el FMI se reúnan con los principales partidos de oposición de Portugal para garantizar su respaldo a las condiciones del acuerdo, en medio de un clima electoral debido a los comicios del próximo mes.

Sócrates dijo que el acuerdo representaba una victoria para Lisboa, ya que evitaba las durísimas medidas que Grecia e Irlanda tuvieron que asumir cuando recibieron sus rescates el año pasado.

Pero una fuente oficial dijo a Reuters que las medidas de austeridad que serán incluidas en el acuerdo, como el alza de impuestos, apuntan a una "contracción del 2% en el Producto Interno Bruto del 2011 y 2012".

Esto dificultaría aún más que el endeudado país, que por una década ha registrado una de las tasas más bajas de crecimiento de Europa, salga de su crisis y recupere la salud financiera.

La fuente comentó que subirán los impuestos a los autos y a las propiedades, y que habrán recortes en las deducciones tributarias de salud, educación y vivienda.

Jonathan Loynes, economista jefe para Europa de Capital Economics, también prevé una contracción del 2% para este año.

"Con este escenario, aunque la confirmación del rescate debiera dar algo de tranquilidad de que Portugal será capaz de cumplir con sus próximos rescates de bonos, no pondrá fin a la especulación de que -junto a Grecia y quizás otros- tarde o temprano necesitará asumir alguna forma de reestructuración", auguró.

El anuncio del acuerdo dio un poco de alivio al mercado de bonos, donde los rendimientos de la deuda portuguesa cayeron por primera vez en semanas.

Portugal se vio obligado a pedir un rescate después del colapso de su Gobierno el mes pasado, lo que disparó sus costos de financiamiento.

ALIVIAN METAS DÉFICIT

Lisboa al menos ganó algo de margen de acción para su plan de austeridad de parte de sus acreedores. La meta de déficit presupuestaria de este año fue elevada a un 5.9% del PIB desde el 4.6% previo.

Pero esto aún representa una fuerte reducción en el mediano plazo, dado que el déficit del año pasado equivalió al 9.1% del PIB y, según el acuerdo, debe reducirse al 4.5% del PIB en el 2012 y al 3% en el 2013.

El paquete de rescate incluye hasta 12,000 millones de euros para el sector bancario, para apoyar la recapitalización de los bancos, aunque exigió a las entidades financieras elevar sus ratios de capital estructural Tier 1 a un 10 por ciento a fines del 2012, dijo una fuente oficial cercana al proceso.

El rescate también contempla ingresos por privatizaciones por unos 5.300 millones de euros hasta el 2013.

El memorándum del rescate todavía debe ser aprobado por los principales partidos de la oposición.

El líder del opositor partido Social Demócrata, Pedro Passos Coelho, se reunirá con la misión de la UE y el FMI más tarde.

Se espera que la tasa de interés del rescate a Portugal se fije en un encuentro de ministros de Finanzas de la zona euro a mediados de mayo.

"Aunque tenemos claridad respecto al monto, el detalle más interesante será la tasa de interés que Portugal tendrá que pagar por los préstamos, por lo que aún esperamos eso", dijo el estratega de tasas de WestLB Michael Leister.

Las condiciones del acuerdo tienen que estar listas antes del 15 de junio, cuando Lisboa debe pagar 4,900 millones de euros en bonos.

RDS