La ayuda a España estará supeditada a una reforma de su sistema bancario, declaró este martes en Berlín la canciller alemana, Angela Merkel, y aseguró que la situación española es distinta de la de Grecia, Portugal o Irlanda.

Naturalmente habrá condiciones para España, cuando venga la petición (de ayuda), es decir una reestructuración de su propio sistema bancario para darle un futuro viable", dijo la canciller ante el consejo económico de su partido, la conservadora Unión de Demócratas Cristianos (CDU).

"Pero estas condiciones son diferentes a las que se imponen cuando todo el programa macroeconómico de un país está sometido al plan de rescate", explicó.

El pasado fin de semana, la Eurozona decidió conceder a España una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar su sector bancario.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, aseguró el lunes que habrá una 'troika' de la UE-BCE-FMI para España, pero que se limitará a la supervisión de la reestructuración del sector bancario del país.

En Irlanda, Portugal y Grecia la troika supervisa la aplicación de las duras reformas económicas que repercuten casi siempre en las condiciones de vida la población.

RDS