Hasta 80,000 millones de euros podrían necesitar bancos españoles para enfrentar la morosidad de sus carteras y absorber el deterioro de sus activos, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Analistas del sector privado, como Goldman Sachs, observan que este escudo anticrisis para los bancos tendría que ser suficiente para limitar el deterioro que resultará de un aumento de cartera vencida.

Estima que este costo a facturar por los propios bancos tendría que ser de unos 58,000 millones de euros. Sin embargo, dejan abierta la posibilidad de que la cifra sea mayor, si se toma en cuenta que no hay garantías de transparencia en la difusión de pasivos problemáticos.

La mayor proporción de los 58,000 millones que estima el banco, es decir, más de 50% del total, tendrían que ahorrarse para que amortiguaran el aumento de las carteras vencidas en los créditos hipotecarios, corporativos y al consumo.

Aparte, analistas de Deutsche Bank (DB) coincidieron en que los bancos tendrán que ser apoyados por el gobierno para terminar de fortalecer su reestructura.

FORTALECIDOS EN LATAM

De acuerdo con ambos grupos de análisis, Santander y BBVA, que son las matrices de dos de los principales bancos que operan en México, son instituciones financieras sólidas que saldrán fortalecidas de la reestructura del sector en España.

A pesar de su exposición al sector inmobiliario y al aumento de la cartera vencida en sectores como el corporativo, cuentan con la fortaleza financiera y los activos suficientes para garantizar su viabilidad financiera, advirtieron expertos del DB. Aun las entidades financieras españolas más sólidas tendrán un difícil ambiente para conseguir capital privado, anticipó el FMI, por lo que es de esperar que sea el gobierno quien las fondee, consideraron expertos.

ymorales@eleconomista.com.mx