La confianza del consumidor en Estados Unidos repuntó en abril y las ventas de casas nuevas se elevaron más de lo esperado en marzo, lo que apunta a una fortaleza subyacente en la economía pese a señales de que el crecimiento se desaceleró en el primer trimestre.

Otro dato divulgado mostró que los precios de las viviendas aumentaron con fuerza en febrero. La sólida confianza del consumidor y el incremento de los precios de las casas son un buen presagio para la aceleración del gasto del consumidor en el segundo trimestre tras el brusco freno reportado a comienzos del año.

El Conference Board dijo que su índice de confianza del consumidor subió a una lectura de 128.7 este mes desde 127.0 en marzo. Las expectativas de los consumidores a corto plazo también mejoraron, y la proporción de consumidores que creen que sus ingresos bajarán en los próximos meses tocó su menor nivel desde diciembre del 2000.

En tanto, el Departamento de Comercio dijo que las ventas de casas nuevas aumentaron 4.0%, a una tasa anual desestacionalizada de 694,000 unidades el mes pasado. La lectura de febrero fue revisada al alza a 667,000 unidades desde 618,000, y el dato de enero fue revisado para mostrar ventas sin cambios en vez de un declive de 4.7 por ciento.

Economistas consultados en un sondeo proyectaban que las ventas de casas nuevas, que responden por 11% de las ventas del mercado inmobiliario, subieran 1.9% en marzo, a una tasa de 630,000 unidades.

El mercado inmobiliario enfrenta una escasez crónica de viviendas a la venta, lo que está incrementando los precios y pesando en las ventas en el extremo inferior en el mercado.

El incremento de las tasas hipotecarias y el aumento moderado de los salarios también están haciendo menos asequible la compra de viviendas, especialmente para compradores primerizos, que responden por menos de un tercio de las transacciones.

Las ventas en el oeste del país escalaron 28.3%, a su nivel más alto desde diciembre del 2006. En el sur aumentaron 0.8%, mientras que en el noreste se desplomaron 54.8% y en la región central bajaron 2.4 por ciento.

El precio promedio de las casas aumentó 4.8% anual en marzo, a 337,200 dólares. Al ritmo de ventas de marzo tomaría 5.2 meses liquidar las viviendas del mercado, menos que los 5.4 meses de febrero. Alrededor de dos tercios de las viviendas vendidas el mes pasado estaban en construcción o aún no se empezaban a edificar.