Cuando faltan sólo tres días hábiles para el traspaso presidencial, el presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Guido Sandleris, anunció que presentó su renuncia al cargo, que se hará efectiva al próximo 10 de diciembre. También lo hicieron los vicepresidentes de la autoridad monetaria, Gustavo Cañonero y Verónica Rappoport.

Sandleris señaló que en otros países, las autoridades del BCRA son independientes al cambio de los gobiernos y justificó su decisión diciendo que busca “allanarle el camino” al sucesor que indique el presidente electo, Alberto Fernández.

“En nuestro país, más allá de que la ley así lo establece, esto no sucede. Nuestra renuncia allana el camino para que el presidente electo cuente con absoluta libertad para designar a quienes crea adecuados para implementar su plan económico, incluyendo su política monetaria y cambiaria”.

El saliente titular del BCRA realizó un repaso por su gestión, que duró apenas 14 meses, tuvo espacio para lamentarse por los errores de la entidad en el último periodo, especialmente por el fracaso en la baja de la inflación, deslizó una autocrítica y adelantó que no puede dar consejos para quien lo remplace en su cargo. “Estoy seguro de que el presidente electo y su equipo están trabajando en el diseño de un plan económico. Lo único que diría es que con el FMI hay que tener un poco de paciencia: tienden a ser muy burocráticos”.

Sandleris, de 48 años, asumió el 28 de septiembre del 2018 para remplazar a Luis Caputo, quien ocupó el cargo por tres meses tras la salida de Federico Sturzenneger, nombrado en la asunción del presidente liberal Mauricio Macri en diciembre del 2015.

En sus declaraciones, Sandleris lamentó “la falta de un consenso básico” en Argentina que le dé permanencia en el tiempo a las políticas económicas.

“Quizás una de las frustraciones de esta experiencia es no haber logrado avanzar significativamente en construir este consenso, acerca de cuál es el mejor camino para lograr esa moneda sana”, admitió.

En diciembre del 2015, Macri reclamó la renuncia del entonces titular del banco central, Alejandro Vanoli, nombrado durante la gestión de la exmandataria Cristina Fernández. Tras resistirse porque su nombramiento se extendía hasta el 2019, Vanoli finalmente renunció en la víspera de la asunción de Macri. (Con información de AFP)