La renegociación comercial con Estados Unidos es, en este momento, el principal riesgo para la calificación crediticia de México, aseveró la calificadora Moody's.

Esto luego de que la víspera confirmó la calificación soberana de México, en A3, y mantuvo la perspectiva negativa, la cual hubiera cambiado a estable de no surgir el riesgo externo derivado por los choques con la administración de Donald Trump.

El analista soberano para México de Moody's, Jaime Reusche, comentó que aunque el escenario base es que la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) será positivo, seguirá generando ruido y volatilidad, y se mantiene el riesgo de que no llegue a buen término, lo que afectaría inversiones y perspectivas domésticas.

Refirió que durante 2016, el enfoque se centró en la consolidación fiscal y en Petróleos Mexicanos (Pemex), pero hoy los riesgos son distintos gracias a que el gobierno hizo un esfuerzo de contener el gasto y reducir la deuda, a pesar de un entorno económico complicado, lo cual "es notorio".

"De no haberse dado el efecto del choque de las renegociaciones de las políticas comerciales en Estados Unidos, viendo el progreso que hemos visto en esos dos factores, la probabilidad de que hubiésemos bajado en ese momento la calificación era baja, debido a que hubo una capacidad de respuesta, se dieron las políticas necesarias para hacer los ajustes para evitar que se bajará la calificación", indicó.

En este sentido, subrayó que "la calificación todavía no ha cambiado porque no se ha materializado en un impacto en este momento el choque de la renegociación pero pudiese darse".

erp